ATENCIÓN: EL GOBIERNO NIEGA PROTECCIÓN A DIPUTADA SANTANDEREANA AMENAZADA DE MUERTE

ES INTRANSIGENTE EN LA DEFENSA DE LA MORAL Y DE LOS VALORES DE LA FAMILIA

Mensajes ofensivos y amenazantes se han convertido en el pan de cada día de la diputada santandereana Ángela Hernández. Provienen de sectores de ultra izquierda y de algunos activistas de la población LGBTI. El tema está en manos de la Fiscalía y mientras ruega por una protección decente a la UNP, les dice a sus hostigadores: “No callaré”.

La diputada santandereana Ángela Hernández es quizás una de las figuras políticas femeninas con mayor futuro político, no solo por su juventud y elocuencia discursiva, sino también por ser férreamente franca a la hora de defender sus posiciones políticas.

¿La recuerdan? De los rotativos locales saltó, a mediados del 2016, a la agenda pública nacional de los medios de comunicación por ser una de las primeras en rebelarse contra la política de equidad de género que pensaba implementar el Ministerio de Educación Nacional en las instituciones educativas oficiales, posición que le mereció un lugar en el centro del debate que el país adelanta sobre la conveniencia o no de regresar a un modelo educativo basado en principios religiosos.

También, se le ha visto muy beligerante en la plaza pública lanzando diatribas contra los acuerdos que le dieron vida al actual proceso de paz con las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Recientemente, y precisamente por tener afinidad en estos temas, la hemos visto con mucha tiranta, acompañando al célebre exprocurador santandereano Alejandro Ordóñez, con quien tiene un diálogo cercano promoviendo su candidatura presidencial, sobre todo en el sector religioso cristiano y evangélico.

Pues son estas tres posturas las que recientemente la han hecho injustamente merecedora de una serie de amenazas y hostigamientos, promovidos desde el activismo de izquierda y de un sector del liderazgo de los sectores LGBTI, poblaciones que se sienten altamente afectadas con su diatriba sincera y belicosa contra todo aquello que ataque la moral y las buenas costumbres que propone el libro sagrado.

ES AMIGA CERCANA Y SEGUIDORA POLÍTICA DEL EXPROCURADOR ORDÓÑEZ Y DEL EXPRESIDENTE URIBE

El tema ya está en manos de la Fiscalía General de la Nación. Al búnker de Bucaramanga llegó hace pocos días con una carpeta que contiene datos certeros de quienes promueven las hostilidades, las cuales van desde comentarios ofensivos a su incuestionable belleza, con comentarios como: “¿Cuándo es que se le va a empelotar a Soho?”, hasta sentencias a su integridad personal en la que incluyen promesas de líquidos corrosivos arrancando partes de su piel.

“Siempre tuve una vida tranquila, desde que fui concejal en Floridablanca hasta el inicio de mi gestión pública en la Asamblea de Santander, donde he sido autora de debates que si bien son polémicos son antes que nada bien argumentados”, expresó con preocupación la diputada a quien no solo le preocupan las amenazas sino la falta de protección por parte de la Unidad Nacional de Protección donde, según dijo, ya es común que respondan a esta serie de solicitudes suministrándole a la víctima de las amenazas un chaleco antibalas o en el peor de los casos un bolillo, comentó para luego decir con indignación: “es una burla una respuesta así a un tema de seguridad tan serio”.

Según la diputada del partido de La U, en los últimos días aumentaron las llamadas y mensajes en las que amenazan de atacarla con ácido y hasta atentar contra su vida.

“Me llaman al celular y me insultan, me anuncian que me cuide porque me van a echar ácido en el rostro, me dicen que no me deje ver porque me van a dar piso, y a través de las redes sociales permanentes groserías”, explicó la diputada Hernández.

En la Asamblea de Santander ha recibido toda la solidaridad del caso. Sus compañeros han pedido en repetidas ocasiones respaldo a las denuncias de las amenazas y pidieron protección seria para ella.

Y mientras que el tema de su acompañamiento se resuelve ella lanza una declaración perentoria: “No hay razones para callar ante las amenazas”.

Por Camilo Ernesto Silvera Rueda

Redacción Justicia / EL FRENTE

——