¿ CUÁNDO EMPEZARÁN A GOBERNAR ?

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

Por Héctor Gómez Kabariq

Es entendible que cuando hay cambios de gobiernos, los nuevos mandatarios se tomen un lapso prudencial para empezar a cumplir sus promesas de campaña. Por eso en algunas épocas se hablaba del “compás de los 100 días de espera”.

Pero no es aceptable que estando en época electoral los candidatos afirmen que son los más idóneos porque conocen toda la problemática de la jurisdicción que aspiran a gobernar y que al día siguiente de su posesión empezarán a ejecutar los programas de gobierno, y sin embargo lleguen a no hacer nada.

Esta vez en nuestra comarca los elegidos nos mamaron gallo. Pareciera que el gobernador de Santander y los alcaldes de Bucaramanga, Girón, Floridablanca y Piedecuesta aún no se hubiesen posesionado. Llevan ya casi ocho meses devengando, (unos 230 días), y de aquello nada.

Han estado dedicados a visitar las ferias de los pueblos, a culpar a sus antecesores de todo lo habido y por haber, a izar banderas, a decir que no hay plata, a pagar favores electorales a sus amigos y parientes con burocracia, a repetir sus promesas de campaña y pare de contar.

Cuando no hay plata porque hubo disminución de los ingresos, es precisamente cuando debe aflorar la capacidad de un gobernante. En las dificultades se conocen los buenos administradores. Si de manejar bonanzas y riquezas se tratara, hasta el bobo del pueblo podría ser un buen ejecutivo.

En nuestra comarca las obras contratadas por los anteriores gobiernos se están paralizando hoy porque los nuevos mandatarios no saben cómo gestionar ingresos para proseguirlas; este año no se ha abierto ninguna licitación y mucho menos se ha contratado alguna obra pública de infraestructura; no se ha tapado ningún hueco; el de las 20 mil casas ni ha conseguido los terrenos; el caos del basurero del Carrasco sigue sin solucionar; Bucaramanga y su área metropolitana huelen a podrido pero eso no le importa a las autoridades porque les interesa más tranzarse en peleas estúpidas con los concejales; los hospitales y puestos de salud están en quiebra; los médicos protestan porque no les pagan los sueldos; ni siquiera se ha cumplido cabalmente con el suministro de refrigerios y transportes escolares; a la cultura la tiraron por el inodoro; los pueblos de la provincia siguen a la espera de que les cumplan al menos alguito de tanto que les prometieron; etc., etc.

Esta vez ni los políticos, ni los técnicos, ni los viejos, ni los nuevos, han funcionado. ¿ Hasta cuándo le seguirán mamando gallo al pueblo ?.

(Correo: guanetv@hotmail.com)

——–