¡ DE MALAS LOS PERIODISTAS SANTANDEREANOS !

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

Por Héctor Gómez Kabariq

Nubarrones bastante oscuros surcan desde hace largo rato el panorama de los periodistas que ejercen este oficio en Bucaramanga y sus alrededores.

Las radioemisoras y los canales de televisión de la zona no contratan periodistas. Son éstos quienes deben contratar a los medios y pagarles altas sumas de dinero por el arrendamiento de los espacios, esperando compensar sus esfuerzos con la venta de pautas publicitarias, pautas que en la mayoría de los casos a duras penas alcanzan para pagar esos arriendos.  Los gastos familiares que esperen.

Por ello es que algunos calanchines son ahora “periodistas”. Ellos, muchas veces financiados por políticos deshonestos, sí tienen dinero para pagar los arriendos. Pero a los medios eso no les importa. Que bestialicen dando la hora o que no sepan redactar un telegrama; lo importante es que les paguen muy cumplidamente el espacio.

De otro lado, a los gobernantes de turno les dio por despreciar a los periodistas. El alcalde de Bucaramanga califica de “fletados” a los comunicadores que critican sus locuras, o que no aplauden sus desaciertos, que por cierto son muchos. Y maldice además a quienes le recuerdan que no está dando cumplimiento a ninguna de sus promesas de campaña.

Entretanto al gobernador de Santander le dio por “mandar al carajo” a los periodistas cuyos favores ayer él buscaba afanosamente. Muy distinto el Didier Tavera de hoy al Didier Tavera de sus dos campañas electorales a la gobernación.

Por aquellas calendas el actual mandatario departamental era amable, entrevistable y hasta buscaba consejos de algunos periodistas. Hoy desestima la importancia de los medios y de los comunicadores, no permite que a su encumbrado pedestal se acerquen los reporteros, no les habla, y a cambio los manda a hablar con irrespetuosos intermediarios, además foráneos, que obran movidos por la ignorancia y por el resentimiento.

En el caso del gobernador es extraño. Didier era educado y de buenas costumbres. En el caso del alcalde no es raro. Rodolfo siempre ha sido así.

Los dos están hoy en el curubito y se dan el lujo de despreciar a los reporteros y a los medios, pero seguramente otra cosa será a partir de Enero de 2020 cuando no tengan el poder, cuando sus aduladores y sacamicas de hoy les volteen la espalda, cuando las “ías” empiecen a obrar y cuando pretendan otra vez buscar a los comunicadores para sus nuevas campañas, para las campañas de sus parientes o para las de sus patrocinadores.

El tiempo vuela. Ya van más de seis meses.

(guanetv@hotmail.com)

———–