EL ALCALDE DE BUCARAMANGA RODOLFO HERNÁNDEZ ADMITE QUE ES INCAPAZ DE GOBERNAR

RODOLFO HERNÁNDEZ, ALCALDE DE BUCARAMANGA

RODOLFO HERNÁNDEZ, ALCALDE DE BUCARAMANGA

El alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández admitió esta semana su ignorancia en asuntos administrativos estatales y aceptó que no es capaz de gobernar a esta capital de más de 600 mil habitantes.

Hernández, de más de 70 años de edad y quien jamás había ocupado un empleo en el sector público, fue elegido alcalde en Octubre del año pasado, se posesionó el primero de Enero para un período de cuatro años y apenas siete meses después de haber asumido el cargo deja ver que no estaba capacitado para regir los destinos de la ciudad.

La demostración más clara de su ineptitud quedó manifiesta hace un par de días cuando él mismo pidió al gobierno nacional declarar en quiebra financiera a la capital del departamento de Santander, debido a las deudas que mantiene con el sistema bancario de la región.

CIFRAS

El presupuesto de la alcaldía de Bucaramanga para el año 2016 está tasado en poco más de 800 mil millones de pesos, de los cuales 281 mil millones provienen de transferencias del Estado (la mayoría para salud y educación), y 348 mil millones que son recaudados por concepto de impuesto predial, de industria y comercio, sobretasa a la gasolina y rentas menores. Estos ingresos se han venido produciendo gradualmente de manera normal.

Las deudas a pagar este año por la alcaldía suman poco más de 200 mil millones de pesos, y obedecen a préstamos que hicieron las anteriores administraciones para construir obras de infraestructura como intercambiadores viales, puentes y accesos, algunas ya terminadas y otras en procesos de ejecución.

Por esas deudas es que el alcalde Hernández ha dicho que la ciudad está en quiebra y le ha pedido al gobierno nacional declarar ese calamitoso estado. Con él, la ciudad bajará de categoría, entrará en cesación de pagos a sus acreedores y dejará el manejo de sus ingresos en manos del Ministerio de Hacienda. Es decir, serán funcionarios del gobierno nacional los que entren a administrar las finanzas de la alcaldía de Bucaramanga.

CONSECUENCIAS

El anuncio de la quiebra, además de evidenciar la ineptitud del alcalde para gobernar, crea una muy mala imagen de la ciudad ante el país, aleja a los inversionistas y espanta a las entidades financieras que podrían ser llamadas a ayudar a superar la situación.

Al mismo tiempo implicará que la ciudad descienda de categoría administrativa, lo cual de hecho significará una disminución de las participaciones presupuestales y de las transferencias del Estado.

SU INCAPACIDAD DE GESTIÓN HA DEFRAUDADO A LA CIUDADANÍA

SU INCAPACIDAD DE GESTIÓN HA DEFRAUDADO A LA CIUDADANÍA

Igualmente acarreará que los acreedores del municipio de hoy, tengan que esperar por lo menos cinco años para que el municipio les desembolse los dineros pendientes de pago.

Y además, los bienes y cuentas de la alcaldía no podrán ser objeto de embargo por parte de ninguno de sus acreedores.

LA SOLUCIÓN

En opinión de exalcaldes y de expertos en finanzas públicas, la solución es sencilla y ya ha sido aplicada por anteriores gobiernos de esta misma ciudad.  Es simplemente reunirse con los ejecutivos de los bancos con los cuales la alcaldía tiene deudas y solicitarles la refinanciación de las obligaciones pendientes.

Es decir, lograr un acuerdo con los bancos para que se extiendan los plazos de pago establecidos en el momento en que autorizaron y desembolsaron los créditos.

Todos los alcaldes que ha tenido Bucaramanga en los últimos 20 años han encontrado similares situaciones en materia financiera y todos las han sorteado y han sacado adelante la ciudad sin necesidad de declararse en quiebra.  Ciudades como Bucaramanga, para ejecutar sus proyectos de obras públicas solo tienen como alternativa acudir a los bancos en solicitud de préstamos y así se ha venido haciendo.

“Pero si Hernández no sido capaz ni de tapar un hueco de los miles que tienen las calles, mucho menos será capaz de administrar el presupuesto”, dijo un exalcalde.  Para gobernar a Bucaramanga se requiere capacidad, agregó.

RECHAZO

La decisión del alcalde Hernández de declarar en bancarrota a la ciudad ha sido rechazada por el sistema financiero y bancario, por los exalcaldes, por los gremios económicos, por los políticos y por la ciudadanía en general.

El Viceministro de Hacienda Andrés Escobar advirtió que la ley de quiebras para los municipios no existe y que si desea apelar a la ley 550, debe primero pedir autorización al Concejo Municipal. El problema es que el alcalde no mantiene buenas relaciones con el Concejo como quiera que varias veces ha tildado a la mayoría de sus integrantes de politiqueros corruptos.

“Esa actitud del alcalde no tiene lógica, no tiene estética y no tiene ética”, han señalado algunos observadores. Cabe recordar que el eslogan político del alcalde Hernández en su campaña electoral fue el de la “lógica, estética y ética”.

———-