EL ALCALDE DE BUCARAMANGA “SE HACE EL PINGO” FRENTE A DOS MIL TAXIS CLONADOS

EDGAR SUÁREZ GUTIÉRREZ

Por: Edgar Suárez Gutiérrez

Este es un dato preocupante del Área Metropolitana de Bucaramanga y ante el cual las autoridades de Bucaramanga “se hacen los pingos”, (palabras de nuestro gobernante); como “se hacen los pingos” las autoridades con el desborde del transporte informal de la ciudad y el desorden en general de nuestro trasporte público; el que fue modelo para otras ciudades del país hace años, hoy es una vergüenza, sin ningún tipo de control ni orden, gracias a la política pública local que sí ha cumplido el Alcalde, la de “hacerse los pingos”…

En reunión sostenida con los representantes de dos agremiaciones de taxistas: el Sindicato Nacional de Transportadores SINTA y la Unión Nacional de Trabajadores del Transporte UNTT, revelaron datos aterradores por los que atraviesa el gremio de taxistas amarillos en el Área Metropolitana.

Los taxis amarillos legales son: 7.219 de los cuales 609 son de categoría urbanos y 6.610 son metropolitanos, todos se agremian en 23 empresas.

Para ser taxi legal se debe cancelar anualmente: un seguro contra y extracontractual por $840.000; el SOAT que va desde $450.000 a $500.000; pagar una tarjeta de operación a las empresas afiliadas por $150.000; un contrato de administración con la empresa por $70.000, un impuesto de movilidad y revisión del taxímetro por $85.000; el técnico mecánico por $150.000 donde indique la empresa administradora y una calcomanía por $35.000; mensualmente cancelan a la empresa de transporte $70.000 y el servicio de radio teléfono entre $70.000 y $105.000 y si tiene aplicación como EASYTAXI o TAPPSI paga $1.500 por carrera.

Pero además de todos estos gastos los taxis amarillos debe competir con los taxis blancos que son un servicio ocasional de viaje a nivel nacional que prestan el servicio entre hoteles y aeropuerto. En la ciudad hay alrededor de 500 sin contar con los que llegan del resto del país; pero también existen los taxis de Lebrija de la empresa Portugal que son 65 más y trabajan hoteles, aeropuerto y conjuntos residenciales.

Sumémosle a esta competencia, la que no paga todos estos impuestos y es el transporte informal como: taxis piratas, mototaxistas, las plataformas tecnológicas como UBER y los nuevos grupos de WhatsApp creados para prestar este servicio por particulares.

Actualmente un cupo de taxi tiene un valor de $80 millones pero alcanzó a estar en $110 millones, este valor fluctúa dependiendo de la especulación generada por los comercializadores de taxis, donde si un taxista llega hoy a vender un cupo no le dan más de $70 millones, pero los comercializadores pueden venderlo el mismo día en $90 millones.

Según información de las agremiaciones, son las mismas empresas comercializadoras donde nació la clonación o la gemeliada de taxis, esto es una costumbre que tienen desde la chatarrización de taxis con cupo, entonces con una sola tarjeta de operación para cupo asignado se mueven hasta 3 o 4 taxis ilegales; prestándose estos taxis para el paseo millonario, fleteos, robos, atracos, etc…

En agosto de 2015 el Área Metropolitana de Bucaramanga anunció que por medio de los celulares se controlaría la clonación de taxis, a la fecha no hay nada; es triste que en el mundo de la tecnología donde las plataformas digitales controlan vehículos por sistemas satelitales como el GPS, redes móviles y redes WIFI con geolocalización, no seamos capaces en Bucaramanga de dar una solución rápida y pronta a la problemática de la clonación de taxis; máxime con los recursos económicos con que cuenta el Municipio y el Área Metropolitana de Bucaramanga producto del tributo de la sobretasa a la gasolina que todos pagamos sobre todo los taxis y no tenemos derecho siquiera a acabar con la clonación de taxis, pero “sigámonos haciéndonos los pingos”…

(elfrente.com)

——