EL ALCALDE DE BUCARAMANGA SUFRE LA TRAICIÓN POLÍTICA DE SU HIJO MAYOR

MAURICIO HERNÁNDEZ HACE 5 DÍAS EN UNA MANIFESTACIÓN POLÍTICA DE CONVERGENCIA CIUDADANA EN BARRANCABERMEJA PROMOVIENDO SU CAMPAÑA. SU CAMISETA TIENE EL MISMO COLOR Y EL MISMO EMBLEMA DE LAS QUE USÓ SU PAPÁ RODOLFO EN LA CAMPAÑA A LA ALCALDÍA DE BUCARAMANGA

El hijo mayor del alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, Mauricio Hernández Oliveros, será candidato al Congreso de la República con el aval de uno de los partidos que mayor oposición le está haciendo al burgomaestre.

Mauricio ha pedido el aval de Convergencia Ciudadana, partido que desde el Concejo de Bucaramanga ha encabezado la oposición contra su papá Rodolfo, y para el efecto ya designó como coordinadores de su campaña en Barrancabermeja a militantes de esa colectividad.  En círculos políticos se estima que ésta es una traición de Mauricio a su papá Rodolfo.

En las tareas proselitistas que ya está adelantando, Mauricio está usando camiseta verde con las palabras “lógica, ética y estética”. Es decir, el mismo color y la misma frase que usó su papá Rodolfo para ser candidato a la alcaldía de Bucaramanga en el 2015.

El hijo del alcalde sin embargo no contará, (aparentemente), con el apoyo de su papá. El alcalde Rodolfo ha expresado en varias ocasiones que la candidatura de su hijo es un chiste y que si en serio se lanza deberá hacerlo solo sin contar con su apoyo.

Hay que advertir que Mauricio, si quiere ser candidato al Congreso, deberá aspirar a una curul en el Senado que es de circunscripción nacional por cuanto para la Cámara, que es de circunscripción departamental, está inhabilitado dada la condición de alcalde de su papá.

Las posibilidades que tiene Hernández Oliveros de llegar al Senado son prácticamente nulas, máxime ahora que la reforma política elimina el voto preferente, (el ciudadano podía votar con nombre propio por cualquier candidato de la lista sin importar su ubicación en ella).

Las listas con esta reforma regresan al viejo sistema de “lista cerrada” donde los votos primero se otorgan al que la encabece, si sobran se le adjudican a quien figue en segundo renglón y así sucesivamente. Mauricio no tiene ninguna historia política ni ha sido candidato a nada y en Convergencia hay por lo menos 50 candidatos que estarían por encima de su nombre, lo cual lo dejaría sin ninguna posibilidad. Lo mismo ocurre en los demás partidos si es que finalmente resuelve pedir el aval a otra colectividad.

——–