EL CANAL TRO FRACASÓ COMO MEDIO DE INTEGRACIÓN DE LOS DOS SANTANDERES

NO DIO RESULTADO COMO CANAL DE INTEGRACIÓN REGIONAL

NO DIO RESULTADO COMO CANAL DE INTEGRACIÓN REGIONAL

Cuando se creó el Canal Regional de Televisión TRO en 1995, bajo la gestión del entonces Gobernador de Santander Mario Camacho Prada, se le asignó como función “integrar a los dos santanderes”, (los departamentos de Santander y Norte de Santander). Y se le fijó como slogan “el canal del Gran Santander”.

Tanto era ese interés de “integración”, que se dispuso que la matrícula mercantil se hiciera en la ciudad de Cúcuta, que la sede operativa y los estudios estuvieran en Bucaramanga, que al gerente lo escogiera el gobernador de Norte de Santander, que la Junta Directiva la presidiera el Gobernador de Santander, y que los accionistas fueran por igual entes oficiales gubernamentales de los dos departamentos.

Algunos escépticos consideramos en ese entonces que si bien el propósito era loable, en la práctica no era viable cumplir ese cometido. A los santandereanos no nos identifica nada con los nortesantandereanos.  Somos dos culturas distintas, dos idiosincrasias diferentes, no tenemos nada que nos una, hasta las dificultades topográficas impiden el establecimiento de un comercio común y los gustos en materia de televisión son bien distintos. Dijimos que era tanto como crear un canal de televisión para integrar a Leticia, (Amazonas), con Riohacha, (Guajira).  Colombia es un país de países.  Somos heterogéneos y no homogéneos.

Hoy, 20 años después, el tiempo nos ha dado la razón.

Por pretender atender los gustos e intereses de los nortesantandereanos, el canal TRO cada día pierde más seguidores entre los santandereanos, y a la inversa. Hasta en la mayoría de municipios de los dos departamentos, los canales locales, (que simbolizan a los habitantes de cada localidad), superan en sintonía e identidad cada día al canal TRO.

Las temáticas propias de cada departamento no interesan para nada a los habitantes de la otra región. (Cosa distinta en los tres departamentos del eje cafetero y en los siete de la costa atlántica).

EL "GRAN SANTANDER", EN LA PRÁCTICA, NO EXISTE

EL “GRAN SANTANDER”, EN LA PRÁCTICA, NO EXISTE

FRACASO INFORMATIVO

De otro lado, la obligación que impone TRO a los programadores de los informativos de Santander de incluir en sus franjas determinado número de minutos con noticias de Norte de Santander, ha sido un fracaso. Los televidentes de Santander miran los noticieros mientras se trate de informaciones de esta región; cuando llega el momento de las noticias de Norte de Santander, cambian de canal y no regresan.

Qué interés puede despertar entre los santandereanos que en las calles de Cúcuta falle el alcantarillado, que el servicio de energía sea deficiente en Tibú, que las carreteras de Puerto Santander estén en malas condiciones o que en Villa del Rosario haya mal servicio de transporte ?.

Varias veces sugerimos que en los noticieros, técnicamente se abriera la señal, pero nadie nos paró bolas. Es decir, que si bien fuese un solo noticiero matriz para los dos departamentos, a la hora de las noticias locales de cada región se separara la señal.  Como se hace, por ejemplo, en Telecaribe donde tienen un noticiero costeño matriz, pero abren la señal para Cartagena, Santa Marta y  Barranquilla a la hora de las informaciones locales.

Esa mescolanza tiene además un serio problema de control. Por ser un híbrido, al TRO parece que nadie lo vigila.  La Contraloría de Santander dice que es competencia de la Contraloría de Norte de Santander y ésta afirma que es todo lo contrario. Y entonces nadie vigila al TRO.  Allí se hace lo que se quiera y nadie dice nada.

Ello ha dado lugar a que en algunas épocas, la corrupción haya cabalgado impunemente en este canal. Algunos gerentes provenientes de Cúcuta llegan a Bucaramanga con una mano adelante y la otra atrás, pero cuando terminan su gestión aparecen convertidos en nuevos ricos y hasta en empresarios que montan compañías de alquiler de equipos de producción de televisión.

Del canal TRO han desaparecido costosos equipos de grabación, edición y emisión, pero eso nadie lo ha investigado. Estos delitos han quedado en la impunidad.

Lástima.  Por tratar de servirle simultáneamente a dos regiones totalmente distintas, terminaron no sirviéndole a ninguna.

——–