EL “COMPADRE PEDRO HERNÁNDEZ” CAUSA ESTRAGOS EN ZAPATOCA

AMPOLLAS CAUSADAS POR EL "COMPADRE PEDRO HERNÁNDEZ"

AMPOLLAS CAUSADAS POR EL “COMPADRE PEDRO HERNÁNDEZ”

En algunas fincas de Zapatoca, al igual que en otras regiones colombianas, existe un árbol que expele un aceite a veces incoloro y a veces amarillo claro, que en las personas irrita la piel hasta producir ampollas similares a las que deja una quemadura con agua hirviendo, aun sin tocar la planta.  Claro, haciendo contacto con el árbol la quemadura es más grave, pero cuando una persona alérgica pasa por su lado aún sin tocarlo, también sufre las consecuencias aun cuando menos delicadas.

Se trata del árbol conocido comúnmente como “compadre Pedro Hernández”, que puede alcanzar una altura hasta de cinco metros, de nombre científico Toxicodendron striatum o Rhus striata. Pertenece la familia de las anacardiáceas, plantas vasculares que producen savia con gran contenido de principios activos.

Tiene hojas ovaladas, con flores blancas que huelen a dulce y con frutos parecidos a una manzana pequeña.

El aceite dañino que emana está presente en las hojas, el tallo y la raíz de la planta.  En los seres humanos ese aceite produce eritema, edema, vesiculación y pápulas, llegando en ocasiones a formar ampollas que pueden ser muy extensas. Lo peor es que no se limitan al sitio del contacto sino que se generalizan al resto de la piel con mayor compromiso de los pliegues.

El tratamiento recomendado es lavar con abundante agua y jabón en las primeras cuatro horas después del contacto así como lavar todos los objetos contaminados. Los medicamentos no acortan el curso de la enfermedad de manera importante, solo alivian los síntomas.

Normalmente los afectados usan cremas para tratar afecciones cutáneas como el ardor, la piel roja, las quemaduras y las ampollas.

ESTE ES EL ÁRBOL "COMPADRE PEDRO HERNÁNDEZ"

ESTE ES EL ÁRBOL “COMPADRE PEDRO HERNÁNDEZ”

También la orinoterapia ofrece resultados muy rápidos ya sea aplicando la misma orina del paciente sobre la zona afectada o tomando sus propios orines ya sean puros o diluidos en jugo natural. En casos extremos el uso de cortico esteroides es aplicado para tratar las molestias.

Las lesiones desaparecen en una o dos semanas.

En Zapatoca, donde ya hemos visto varios casos de personas afectadas, los campesinos afirman que para evitar los efectos del árbol lo mejor es saludarlo cortésmente y pedirle permiso para pasar a su lado o para cortarlo.  Igualmente dicen que a sus “tocayos” el árbol no les hace daño.

Hasta el momento, nadie sabe el origen de su nombre común, “Pedro Hernández”. Con el humor propio de nuestras gentes, a las personas que de entrada, casi sin saludarlas, generan antipatía o rechazo, las apodan “compadre Pedro Hernández”.

Hace un par de años, el célebre profesor Yarumo escribió las siguientes líneas sobre este árbol.

Por el profesor Yarumo

“Recuerdo que de niño, mi padre, al pasar cerca de cierto árbol, se quitaba el sombrero, hacía una venia y lo saludaba: “buenos días compadre Pedro Hernández, con su permiso”. Luego me advertía: “No se te ocurra ser descortés y dejar de saludarlo, porque él tiene una forma muy desagradable de manifestar su enojo, produciéndote escozor, fiebre y brotes en todo el cuerpo”.

Se trataba del árbol Toxicodendron striata, llamado por los campesinos “compadre Pedro Hernández”, conocido también como manzanillo, hinchador y caspicaracho.

Este árbol es una especie más de nuestros bosques, sobre el cual se han tejido muchas historias por esa característica que lo hace particular, como es la de producir emanaciones gaseosas de un ácido volátil de naturaleza clucósida, especialmente cuando florece.

HOJAS Y FRUTO DEL MISTERIOSO ÁRBOL

HOJAS Y FRUTO DEL MISTERIOSO ÁRBOL

En el campo le temen, por ello han tratado de extinguirlo. Pero sobrevive porque la mayoría de aserradores se niegan a cortarlo. Lo que ha faltado es quien lo estudie y descubra sus utilidades. Si del curare se extrae un elemento medicinal tan importante, por qué del Pedro Hernández no puede salir algo parecido?.

Este árbol es de la familia de las anacardiáceas, por eso es tan parecido al mango o al hobo. Pero, ¡ay del agricultor que los confunda y le de por subirse y buscar frutas!.

Cuando lo conocí, desafortunadamente descubrí que yo pertenecía al grupo de personas alérgicas. Para esto, en el campo hacen una recomendación muy importante: dicen que cuando comience la piquiña, toca orinarlo y darle fuete con una correa. Lógicamente, a mí también me tocó proceder y hacer lo propio.

Para curar la hinchazón se recomienda usar unguentos a base de cortisona. Los agricultores utilizan remedios muy prácticos como la espuma de la leche recién ordeñada, hojas de yuca asadas, o la infusión de las hojas de un árbol llamado espadero.

Como nuestra malicia indígena da para todo, en algunos departamentos del país ya se idearon la manera más adecuada para evitar la extinción del Pedro Hernández. Consiste en sembrar al lado, el contra o árbol “espadero”. De esta forma, ponen el remedio al lado de la enfermedad.

El “compadre Pedro Hernández” espera que el hombre descubra el secreto de sus bondades; al fin y al cabo, no hay plantas malas. Malo es el hombre que le da usos indebidos a la naturaleza”.

——–