EJERCICIO Y COMIDA (POR JAIME FORERO GÓMEZ)

JAIME FORERO GÓMEZ

Por Jaime Forero Gómez

Cada día más personas inician la práctica de un deporte sin buscar asesoría de profesionales como un (a) nutricionista calificado. Cada persona es diferente.

La contaminación en las ciudades ha vuelto ciertos deportes perjudiciales por la inhalación de gases tóxicos de autos y motos. Esto obliga a aumentar el consumo de agua y alimentos antioxidantes. A pesar de la contaminación, la práctica de un deporte al aire libre es superior.

Deportes “fuertes” como el ciclismo, patinaje, caminar o correr, obligan a ingerir por lo menos 2 a 3 vasos de 6 a 8 onzas antes de comenzar y ½ a un vaso cada 20 a 30 minutos de ejercicio intenso. Al finalizar la práctica se deben consumir dos a tres vasos por libra de peso perdido. Y si el deporte se prolonga, consumir soluciones hidratantes con electrolitos. No consumir líquidos en forma adecuada disminuye la resistencia, fuerza y genera mayor oxidación y lesión muscular.

En deportes “fuertes” es importante tomar un buen refrigerio 1 a 2 horas antes de iniciar. El cuerpo, igual que un automóvil, requiere gasolina para funcionar y la gasolina son los carbohidratos del refrigerio con proteína para proteger la masa muscular durante el ejercicio.

Pan, mermelada, avena integral, leche y fruta, son alimentos a consumir dando la energía que necesita el músculo. Tomar sorbetes o batidos con yogur preparados en casa, son otro alimento adecuado. Lo comercial a veces tiene mucho azúcar.

Aprender a consumir frutos secos como pistacho, nuez y almendra al desayuno y durante el ejercicio proporcionan grasa y proteínas y ayudan a mantener un peso ideal. Las uvas pasas durante el deporte dan buena energía aumentando la resistencia y anti oxidación.

Un café con leche nos da proteínas de la leche y la cafeína mitiga el dolor o sensación de cansancio y aumenta el consumo de calorías; combinado con plátano o manzana, aumenta la capacidad antioxidante. No debemos olvidar el agua de panela colombiana.

Lo ideal es practicar el deporte en horas de la mañana previo consumo de un buen desayuno con cantidad adecuada de proteínas, grasas y carbohidratos.

(Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com)

——-