EL ESPOSO DE ESPERANZA GÓMEZ SE SIENTE ORGULLOSO DE QUE ELLA SEA UNA ESTRELLA PORNO

Es cirujano plástico y no sólo la espera a su regreso de los shows, sino que fue quien le trazó el camino y disfruta verla provocar a otros hombres. Ella es la primera y mejor actriz porno nacida en Colombia

ESPERANZA NARRÓ HASTA LOS MÁS ÍNTIMOS DETALLES DE SU RELACIÓN DE PAREJA

ESPERANZA NARRÓ HASTA LOS MÁS ÍNTIMOS DETALLES DE SU RELACIÓN DE PAREJA

No están casados pero viven juntos. De él, salvo su nombre y lo que ha contado ella en entrevistas, no es mucho lo que se sabe. Se trata de un empresario aeronáutico con el dinero suficiente para que Esperanza Gómez pudiera vivir tranquilamente sin trabajar. No obstante, el hombre trata de manejar un bajo perfil y deja que la famosa sea ella. De hecho, apoya su carrera y fue quien la vinculó al cine cuando llevaban 3 años de relación.

A principios del 2009 los dos hablaban de los sueños frustrados que nunca iban a poder cumplir. Ella dijo que habría querido ser bailarina, gimnasta olímpica o veterinaria, pero hubo una última profesión que prefirió reservarse. Después de mucho insistir, él logró que Esperanza se la revelara: le hubiera gustado ser una actriz para adultos. Ante esto, los ojos del hombre se iluminaron. Su mirada adquirió un brillo nunca antes visto y su respuesta positiva hizo pensar a Esperanza que él estaba bromeando.

Ernesto había sido aficionado a las películas X desde siempre. Fue él quien le mostró a Esperanza una película XXX por primera vez en su vida. Además, las prostitutas le encantan y así se lo dijo a ella desde el primer momento de la relación. Uno de sus grandes sueños era tener una actriz para adultos al lado. Por eso no tuvo ningún problema en convertir a su mujer en una de ellas.

Las dos semanas siguientes Ernesto y Esperanza se dedicaron a filmarse practicando poses comunes. El hombre se encargó de prepararla sicológicamente para lo que significaba que todo el mundo pudiera verla teniendo relaciones. Además, le advirtió que debía dejar sus complejos a un lado y que no tendría derecho a negarse a una pose por temor a que se le viera un gordito de más. “Pues si usted, que es el que se va a acostar conmigo y me va a besar después de venir untada del cuerpo de otro tipo, me dice que sí, entonces yo me siento capaz”, le dijo ella.

Para ese entonces, la pareja lo había experimentado todo. Tríos, orgías y todos los tipos de sexo conocidos. Así como a Ernesto le gusta ver los videos de Esperanza, ella se emociona cuando lo ve estando con otra mujer. A él le pasa algo parecido cuando ve sus películas.

ELLA DICE QUE, DE NO SER POR SU ESPOSO, JAMÁS HABRÍA SIDO ACTRIZ PORNO

ELLA DICE QUE, DE NO SER POR SU ESPOSO, JAMÁS HABRÍA SIDO ACTRIZ PORNO

Por eso, cuando ella dijo que quería hacer videos, él no tuvo problema en ir a consultar en la web cuáles eran las productoras triple x más importantes del mercado. Vio que todas estaban en California. Armó una lista con los teléfonos de cada una y se la entregó a Esperanza junto con un tiquete desde Cali hasta Los Ángeles, con 20 días de hotel pago. El hombre lo dispuso todo para que ella pudiera ir a hacer casting, sabiendo muy bien de lo que se trata un casting.

Hoy día, cuando ella sale del país para rodar una película, por la noche hablan vía skype de todo lo que ella hizo, con quiénes lo hizo, cuántas veces, cómo lo hizo, en qué poses y qué fue lo que más le gustó.

Ya en Los Ángeles, de todas las productoras que llamó hubo muchas que ni le dieron cita. En las otras la rechazaron por tímida, pues la notaban incómoda posando desnuda para el casting.  Eso, además de no hablar casi inglés, fue la principal causa para Esperanza fuera rechazada en su primer intento por hacer películas. Después de algunos días, llegó al hotel, llamó a Ernesto y le rogó que le cambiara el pasaje para regresar a Cali lo antes posible.

Esperanza volvió a Cali sintiéndose derrotada. Sin embargo, su marido la motivó a perseguir su sueño. La matriculó a estudiar inglés en el Centro Colombo Americano y siguió practicando las poses con ella.

A mediados del 2009 un conocido de Ernesto supo que Esperanza estaba buscando una oportunidad en el cine. El hombre, que se movía en la Florida, conocía a Josh Stone, un director de cine X dueño de una productora en Miami. Ernesto le pidió el contacto para que le diera la anhelada oportunidad a Esperanza, y volvió a mandarla a Estados Unidos en busca del sueño. Esta vez fue diferente a las anteriores porque el director logró hacer que Esperanza se sintiera cómoda y finalmente rodó su primera película.

SUS PELÍCULAS, TODAS, SON LAS PREFERIDAS ENTRE LOS SEGUIDORES DEL CINE XXX

SUS PELÍCULAS, TODAS, SON LAS PREFERIDAS ENTRE LOS SEGUIDORES DEL CINE XXX

Luego volvió a Cali y su marido la recibió orgulloso por haber cumplido su sueño. En aquellos días, por temor a la reacción que la gente pudiera tener en las calles, le contrató escoltas privados. La película se estrenó en octubre de 2009 y ocurrió todo lo contrario a lo que ambos temían. La gente efectivamente empezó a reconocer a Esperanza, pero no se acercaban para agredirla. La felicitaban y le aplaudían su debut en la industria. La seguridad privada no duró mucho tiempo.

En la relación de Ernesto y Esperanza casi todo es válido. Ella puede acostarse con los hombres que quiera y él también puede hacer lo mismo con cuantas mujeres le apetezca. Todo funciona bajo una única norma: hay hasta tres días de plazo para que el uno le cuente al otro sus aventuras, de lo contrario se considera infidelidad.

A Esperanza lo que más le gustó de Ernesto desde la primera vez que lo vio fue su masculinidad. Aunque ha reconocido públicamente que el miembro de su marido es pequeño. Así lo comprobó después de haber estado con actores y así lo desengañó a él, que se creía muy bien dotado. No obstante ella, que ha repetido hasta el cansancio que ama su trabajo, tiene una cosa clara: el día que le toque escoger entre su trabajo y su marido, se queda con el segundo.

Aunque es un fanático más, la gran diferencia entre él y los demás, es que es el único que puede darse el lujo de empezar viendo una película para rematar con la protagonista en vivo.   Ernesto está más pendiente de las películas de Esperanza que ella misma. Se sabe su puesto en todos los rankings de actrices para adultos y está pendiente de las fechas de estreno de cada cinta. Es él quien la actualiza de todo lo que pasa.

Se siente orgulloso de su mujer y no solo mira sus películas sino que se las muestra a sus amigos. “Esa es mi mujer, a mucho orgullo”, dice sin vacilar cada vez que en la pantalla hay alguna escena de ella teniendo sexo y lanzando sus célebres madrazos.

(las2orillas.co)

——-