EL GALEÓN SAN JOSÉ, OTRO DOLOR DE PATRIA (POR JAIME FORERO GÓMEZ)

JAIME FORERO GÓMEZ

Por Jaime Forero Gómez

La Unesco y otros países, en duro pronunciamiento, denuncian este nuevo escándalo que afecta el patrimonio histórico, propiedad de los colombianos y de la humanidad. Esta denuncia debe avergonzarnos.

Increíble, no tengo palabras para describir el dolor de patria que nos produce que sin ningún argumento técnico y científico se prolongue una licitación para recibir otra oferta de exploración, proveniente de cazatesoros que no respetan normas arqueológicas de búsqueda de tesoros hundidos (arrasarán sin respetar).

Por eso, somos repúblicas bananeras, donde tristemente, hasta en la toma de decisiones judiciales, otros países sentencian y condenan, porque los colombianos no somos capaces y menos este gobierno corrupto.

El galeón San José, una nave española hundida por piratas ingleses frente a Islas del Rosario en 1708, transportaba un tesoro estimado en 10 mil millones de euros, que nuestro decadente presidente va a regalar a cazatesoros ingleses, a cambio de un mendrugo de pan: 70 millones de euros. La misma historia del páramo de Santurbán.

La nueva licitación, como la mayoría de las de este gobierno, es rediseñada por el nuevo oferente. El país no importa, importa la plata que reciben y que terminará consignada en algún paraíso fiscal administrado por una red bancaria conocida, afín al gobierno.

Es tan burdo el montaje que hace nuestro gobierno, que la empresa creada para tal fin no tiene experiencia, tecnología ni dinero para desarrollar un proyecto tan delicado. Este negocio va en contra de las sentencias del Consejo de Estado, Corte Suprema y Constitucional, donde ratifican que los tesoros hundidos no se comercializan. Al gobierno, como siempre, “le importa cinco” regalar el patrimonio. La ley aprobada en 2013, durante el gobierno Santos, permite a cazatesoros apoderase hasta del 50%. ¿Dónde están la Procuraduría, Contraloría y Fiscalía?

Con el aplazamiento de la licitación, simulan una competencia que no existe para entregar el tesoro perteneciente a la humanidad. Una estrategia maquiavélica similar a la del páramo de Santurbán.

(vanguardia.com)

——-