EL GOBERNADOR DE SANTANDER ATROPELLA A LOS PERIODISTAS QUE AYUDARON A ELEGIRLO

RAFAEL SERRANO PRADA

RAFAEL SERRANO PRADA

Por Rafael Serano Prada – Director El Frente

De tiempo atrás en la oficina de prensa de la Gobernación de Santander se acabaron las buenas relaciones y el buen trato con los medios de comunicación de Santander.

Algo debe haber en el desconocido mundo de las redes sociales, cuando avanza una campaña sórdida contra periódicos y emisoras comerciales, que han contribuido a crear opinión pública y a fortalecer la identidad de esta región en las páginas de la historia de Colombia.

Un personaje fatuo, que apareció como ave de mal agüero en la pasada campaña electoral del doctor Didier Alberto Tavera Amado, argumenta haber sido el autor de la estrategia de su elección y se ha constituido en el soberano de una oficina de comunicaciones, donde se prohíbe que les entreguen siquiera fotografías de los actos oficiales a los medios impresos, pero especialmente a los diarios, que son los guardianes de la civilización.

Una oficina de prensa, con una crecida nómina de funcionarios públicos, que tiene un costo promedio de doscientos millones de pesos mensuales y que ocupa medio centenar de principiantes encargados de cubrir, con teléfonos móviles,  los actos de la administración, ha sustituido a los periodistas de experiencia, imponiendo un régimen de terror contra los tradicionales medios de comunicación de Santander.

El soberano personaje alza la voz para expresar los peores calificativos contra la prensa y la radiodifusión de Santander, argumentando que posee de su patrimonio personal seis empresas de redes sociales, entre ellas emisoras comunitarias, que se han ido fortaleciendo con el ingreso de las alcaldías a su poderosa organización.

Se siente perseguido porque un grupo de periodistas independientes, alarmados por el cambio de actitud en las relaciones con el gobierno seccional, se reúne en lugar abierto para analizar esa metamorfosis.

EN SU CAMPAÑA ELECTORAL BUSCABA A TODOS LOS PERIODISTAS Y ERA ATENTO CON ELLOS. HOY PARECE ODIARLOS

EN SU CAMPAÑA ELECTORAL BUSCABA A TODOS LOS PERIODISTAS Y ERA ATENTO CON ELLOS. HOY PARECE ODIARLOS

Quienes acompañamos la elección del doctor Dídier Alberto Tavera Amado en su campaña electoral, defendiéndolo de una conspiración que se fraguaba contra su nombre, estamos sorprendidos por el cambio de actitud en sus relaciones con la prensa santandereana, que puso de su parte el esfuerzo y el talento necesarios para promover su imagen como el mejor de los ciudadanos y el más capaz, entre los cuatro candidatos que aspiraban al primer empleo del departamento.

Un nuevo estilo, que impone el maltrato contra los directores de los medios de comunicación y contra los periodistas profesionales que sirven a los periódicos regionales y locales, a las revistas y estaciones radiales, antaño invitados de manera respetuosa a los actos oficiales, encarna el grado de mortificación que le asiste al citado personaje, amo y señor de la oficina de prensa de la gobernación de Santander.

¿Quién lo escogió y de dónde vino? Cuando la versión de sus contratantes es que se ofreció de manera gratuita para manejar la etapa crucial de la pasada campaña electoral, una pregunta que ronda el enrarecido ambiente de las relaciones con el gobierno seccional.

¿Qué se está fraguando en la gobernación de Santander, cuando se consideran viajeros incómodos los periodistas de mayor calificación intelectual, que expresan su interés por acompañar al mandatario en sus desplazamientos de fines de semana hacia los municipios de las lejanas provincias? ¿Cuánto cuesta el servicio de helicóptero todos los fines de semana para salir a repartir ilusiones que no se van a cumplir en los municipios de Santander? ¿Cuántas obras están esperando la mano generosa del gobierno departamental, que lleva ocho meses definiendo prioridades en materia de inversión pública?

Los medios de comunicación del departamento de Santander no se tragan el cuento de que la oficina de prensa está cumpliendo una misión trascendental, cuando lo que existe es una barrera contra los medios tradicionales de la información y un régimen de terror, para apartarnos del gobierno seccional y amparar los negocios montados por un empresario audaz e irrespetuoso, que bajo el argumento de haber salvado la elección del doctor Didier Alberto Tavera Amado, se cree con derecho a pisotear, entre otros al director del diario EL FRENTE, que fue pilar fundamental en la elección del nuevo mandatario.

——-