EL “INDEPENDIENTE” LEONIDAS GÓMEZ Y SU ATERRIZAJE EN EL POLO DEMOCRÁTICO

¿Y AHORA QUIÉN?

ISAÍ FUENTES GALVÁN

Por Isaí Fuentes Galván

Leí el comunicado que el movimiento Dignidad Santandereana liderado por Leonidas Gómez emitió para informar a la opinión pública su decisión de adherirse al Polo Democrático.

Leonidas, quien en las pasadas elecciones se había consolidado como el “candidato de opinión” con mayor fuerza, liderazgo y proyección en la región, para liderar un proceso de renovación y transformación de la política en Santander, dejó sorprendidos y desconcertados a muchos que veíamos en su “independencia”, así fuera formal, su mayor capital político, pues el estar por fuera de los partidos le daba mayor poder de convocatoria entre un gran sector de la opinión que se caracteriza por no creer en estos y por no ser políticamente homogénea, sino diversa.

Otros tantos no se sorprendieron, desde siempre marcaron a Leonidas como el fundador de una nueva tendencia: “el mamertismo aburguesado”, una tendencia de izquierda radical y sectarista muy vinculada al antiguo Moir, que tiene la virtud de manejar un discurso aparentemente moderado que seduce a grandes empresarios e inconformes por su proteccionismo económico y lucha anticorrupción, detrás del cual se halla la izquierda más radical y sectaria.

Voté por Leonidas Gómez para gobernador de Santander en las pasadas elecciones, por eso creo tener derecho a opinar, no sin antes decir que espero que se convierta en senador y que respeto profundamente su decisión.

Muchos esperábamos que lograra liderar ese proceso desde su “independencia” y liderazgo y no que su afán por llegar al Senado le hiciera abdicar a favor de un partido como el Polo, que si bien es cierto es una alternativa digna y legítima de poder, quedó muy desgastado por los escándalos de los Moreno en Bogotá y por las frecuentes purgas y divisiones producto de las posiciones sectarias y extremistas que allí se imponen, que más que sumar, restan.

El solo hecho de que el comunicado comience dando explicaciones no pedidas, ya dice mucho. El Polo ha hecho un gran negocio, no igual Leonidas, quien con esta decisión dejó a la ciudad y al departamento sin la posibilidad de tener candidatos de opinión que renueven la política en Santander.

(Columna publicada originalmente en vanguardia.com)

———