EL JOVEN MANOLO AZUERO, “JEFE DE GOBERNANZA” DE LA ALCALDÍA, FUE NOMBRADO VIOLANDO LA LEY

EL JOVEN MANOLO AZUERO CON EL ALCALDE RODOLFO HERNÁNDEZ

EL JOVEN MANOLO AZUERO CON EL ALCALDE RODOLFO HERNÁNDEZ

La Contraloría y la Personería de Bucaramanga certificaron en las últimas horas que el joven Manuel Francisco Azuero Figueroa, (quien se hace llamar Manolo Azuero), fue nombrado ilegalmente por el alcalde Rodolfo Hernández como “jefe de gobernanza”  de la administración municipal.

La ilegalidad radica en que Azuero no reúne los requisitos exigidos por la ley para ocupar el cargo en el cual fue designado por el alcalde.  En sus documentos, Azuero entregó certificaciones de haberse desempeñado durante 20 meses y 27 días en funciones periodísticas de edición, redacción y difusión, pero no pudo allegar, (por no haberlas desarrollado), las certificaciones de administración pública exigidas para el cargo en el Manual de Funciones de la Alcaldía.

Azuero nunca había adelantado funciones estatales que lo acreditaran para este empleo.

ASUNTO DISCIPLINARIO

La Personería, en una investigación preliminar, determinó que ese nombramiento constituye un hallazgo de tipo disciplinario y entregó el caso a la Procuradora Provincial Sandra Jaimes para que allí se determinen las sanciones a que haya lugar contra el alcalde por haber violado la ley con esta designación.

A juicio de algunos juristas, el alcalde Hernández pudo haber incurrido en el delito de prevaricato por acción.

ASUNTO FISCAL

Entretanto, la Contraloría Municipal emitió una decisión en idéntico sentido, advirtiendo que ese nombramiento violó el ordenamiento legal de la Alcaldía.

El ente fiscal asumió el proceso en atención a que, habiéndose tratado de un nombramiento ilegal, se violó la ley al pagarle salarios al joven Azuero por ocupar ese cargo.

De prosperar este caso en la Contraloría, amén de las sanciones pecuniarias representadas en posibles multas, Azuero se vería obligado a reintegrar a la Alcaldía los dineros recibidos como salarios.

SILENCIO

El joven Azuero, conocido por su locuacidad, altanería, arrogancia y prepotencia, ha mantenido silencio frente a este caso.

Semanas atrás también se quedó callado cuando el alcalde Hernández, a petición de los concejales de la ciudad, lo desautorizó como eventual vocero de la administración ante el Concejo Municipal.

 

———