LOS CHANCHULLOS DEL MULTIMILLONARIO ATIRANTADO

Mucho se ha hablado del viaducto de la carrera Novena que habrá de unir la calle 45 con la Ciudadela Real de Minas en Bucaramanga, pero no se ha referenciado con obras similares de otras regiones colombianas para comparar sus costos, tiempos y complejidad.

Que tiene sobrecostos, que está demorado, que hubo chanchullos, que no tendrá orejas, etc., es parte de lo que ya se ha dicho.

Pero hagamos hoy comparaciones:

CARTAGENA – BARÚ

Puente Cartagena - Barú

Puente Cartagena – Barú

Esta semana será inaugurado un moderno puente que une a Cartagena con la Isla de Barú, el cual fue construido sobre las aguas del Canal del Dique.

Esta obra tiene 586 metros de longitud, dos carriles centrales, dos bermas y corredores peatonales. Fue construido en poco más de un año y medio y tuvo un costo de 21 mil millones de pesos.

BUCARAMANGA – ZAPATOCA

Puente Gómez Ortíz

Puente Gómez Ortíz

Dentro de las obras sustitutivas que ha debido levantar ISAGEN para la Hidroeléctrica del Río Sogamoso figura el puente Guillermo Gómez Ortíz en la vía que de la capital de Santander conduce a la Ciudad Levítica.

La obra prácticamente ya está terminada y en unas semanas será dada al servicio.

Este puente fue construido sobre las aguas del río Sogamoso en un lapso menor a dos años, tiene 510 metros de longitud, corredores peatonales y su costo fue de 43 mil millones de pesos.

CALLE 45 – CIUDADELA

Puente calle 45 - Ciudadela

Puente calle 45 – Ciudadela

Lo están construyendo desde hace casi cuatro años y parece que demorarán por lo menos seis meses más.

Tiene una longitud de 514 metros, corredores peatonales y será de estilo atirantado.

Su costo es de 120 mil millones de pesos, fue acometido por la anterior administración de Bucaramanga y la Alcaldía de aquel entonces adjudicó las obras a un consorcio colombo-mejicano.

CONCLUSIÓN

Es decir, si aceptamos que los tres puentes tienen una longitud muy similar, (586, 510 y 514 metros), vemos que el viaducto de la novena en Bucaramanga ha costado 6 veces más que el de Cartagena y 3 veces más que el de Zapatoca.

Y los de Cartagena y Zapatoca fueron construidos en menos de la mitad del tiempo que se ha empleado en Bucaramanga.

Nunca creímos que el estilo atirantado fuera a resultar tan exageradamente costoso ni tan excesivamente demorado.

Y conste que hablamos de “atirantado” y no de “negociado”.

———–