EL PAPA FRANCISCO ADVIERTE QUE LOS CURAS PEDERASTAS NO TENDRÁN PERDÓN

EN COLOMBIA HAY POR LO MENOS 50 PROCESOS PENALES CONTRA SACERDOTES PEDERASTAS

 

“No concederé nunca la gracia a los culpables de pederastia”, o sea, el perdón. Lo ha dicho el Papa Francisco al recibir hace un par de días a los miembros de la Comisión para la Protección de Menores que constituyó en el Vaticano poco después de ser elegido. Ha añadido que, una vez probado que un eclesiástico es pederasta “será condenado sin posibilidad de apelación”.

Es la primera vez que Francisco se manifiesta tan tajante sobre el futuro de los eclesiásticos pederastas, que de acuerdo con los casos formalmente denunciados ante el Vaticano deberían ser al menos entre 4.000 y 5.000 en todo el mundo.

En Colombia existen en juzgados y tribunales a la fecha cerca de 50 procesos penales contra sacerdotes acusados de delito de pederastia. Hasta el momento 14 curas párrocos han sido condenados en todo el país en los últimos años.

Sin embargo, se estima que por cada caso que se denuncia, en Colombia hay por lo menos cinco más que no se demandan por temor de las víctimas o por presiones de los victimarios.

Jorge Bergoglio ha explicado que “la iglesia ha tomado conciencia demasiado tarde” de la pederastia clerical y que no concederá nunca la gracia a los culpables “porque, hay que metérselo en la cabeza,  se trata de un enfermedad”. “La persona que hace esto, sea hombre o mujer, está enferma, la pederastia es una enfermedad”, ha dicho, ilustrando lo que ha sucedido en muchos casos, en los que el eclesiástico acusado era trasladado de parroquia y sus actos volvían a repetirse. “Hoy se arrepiente y sigue adelante, pero dos años después vuelve a caer de nuevo”, ha dicho el Papa.

Hablando sin leer ningún discurso preparado, Francisco ha explicado a los miembros de la comisión que “quien es condenado por abusos sexuales sobre menores puede dirigirse al Papa para obtener la gracia”, pero “yo nunca he firmado ninguna de estas peticiones y nunca las firmaré”. “Espero que quede claro”, ha subrayado, ilustrando que poco después de ser elegido firmó una sola gracia y que el interesado poco después repitió el crimen. “No lo haré nunca más”, ha confesado.

Para explicar el retraso con el que la iglesia ha tomado conciencia del problema, Bergoglio ha dicho que “la vieja práctica de trasladar a las personas ha hecho adormecer  las conciencias y cuando la conciencia llega tarde también llegan tarde los medios para resolver el problema”.

La pederastia “es una enfermedad muy fea y antigua”, ha dicho Francisco, subrayando que hay que “seguir adelante con confianza”, porque si la cuestión es antigua “existen nuevas soluciones”.

——–