EL PASADO NO PERDONA DOÑA CECILIA

 

CECILIA REYES DE LEON

CECILIA REYES DE LEON

Por Julio César Martínez   – Columnista –

En Colombia, país del extraño mundo de Subuso, donde la realidad supera a la más extravagante imaginación, muchas veces aparecen personas ocupando roles totalmente antagónicos a los que deberían estar desempeñando.

Acá vemos gorditas promocionando tratamientos contra la obesidad y calvos vendiendo cremas para evitar la alopecia.

Hago estas consideraciones para indicar que muchas veces las personas que asumen responsabilidades en la lucha contra los delitos, empezando por el delito de corrupción, no son las más indicadas para esos menesteres.

Es el caso que tenemos en Santander.

En Bucaramanga, la señora Cecilia Reyes de León a través de una fundación llamada Participar, ha asumido de tiempo atrás a título personal como meta suya vigilar los actos públicos supuestamente para evitar corrupción en los sectores gubernamentales.

Y resulta que a esta señora la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General le dictó medida de aseguramiento por actos cometidos por ella cuando se desempeñó como integrante de la desaparecida Comisión Nacional de Televisión en calidad de delegada de los canales regionales.

Y de ñapa la Procuraduría General le impuso una cuantiosa multa por los mismos episodios.

A pesar de ese pasado, ella dice encarnar la transparencia en los actos públicos y funge como vigilante de todo cuanto acontece en los sectores oficiales de la región.

HECHOS

Comenzando Agosto del año 2000, la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General le dictó medida de aseguramiento a Cecilia Reyes Duarte de León en su condición de integrante de la entonces Comisión Nacional de Televisión por el presunto delito de interés ilícito en contratos.  También se oyó hablar de prevaricato.

HABLANDO DE TRANSPARENCIA

HABLANDO DE TRANSPARENCIA

Previo el pago de una caución de 13 millones de pesos, se le otorgó el beneficio domiciliario.

Ella fue sindicada de haber actuado con culpa al conceder al Canal RCN mediante el silencio administrativo una prórroga de dos años para pagarle al Estado una deuda vencida de 97 mil millones de pesos por la concesión del canal.

Según el expediente que conoció este columnista, la señora Reyes de León incurrió en esta falta a pesar de que previamente el subdirector de asuntos legales de la Comisión había advertido que esa prórroga sería ilegal.

También según el expediente, la señora Cecilia Reyes y otros dos comisionados de televisión, antes del otorgamiento de la prórroga se reunieron por lo menos en 16 oportunidades con asesores del Canal RCN unas veces en público y otras en privado.

Además de la medida de aseguramiento, la Fiscalía pidió al ente nominador que la señora de León fuera suspendida del cargo.

En opinión de los expertos de la época, la decisión de los tres comisionados afectó las finanzas del Estado en varios miles de millones de pesos.

LA PROCURADURÍA

Por los mismos hechos la Procuraduría General de la Nación la procesó y la condenó.

En un proceso con el radicado No.001-40993-2002, el Ministerio Público acusó a la señora Cecilia Reyes de León de haber violado normas legales y constitucionales al otorgar la prórroga al concesionario RCN Televisión mediante el inexplicable estilo del silencio administrativo.

En Junio del año 2002, la Procuraduría impuso a la señora de León como condena una multa equivalente a tres meses el valor de su salario, es decir, sanción de 90 días.

Esta sanción fue apelada por ella pero en Agosto del mismo año y en última instancia, la Procuraduría la confirmó y  la ratificó en forma definitiva.

Esto es, la Fiscalía le levantó la medida de aseguramiento pero el Ministerio Público la halló culpable y la condenó.

Y es ella quien a través de la Fundación Participar se dedica supuestamente a vigilar todos los actos públicos de esta región del país para evitar que haya corrupción.

—————