EL RABO DE PAJA VERDE (VERDADES SOBRE LA CORRUPCIÓN EN EL SENA)

ANGEL ALIRIO MORENO MATEUS

Por: Ángel Alirio Moreno Mateus

Quien iba a pensar que el debate que la Senadora Claudia Nayibe López Hernández promovía en el Senado de la República, tenía el propósito de fortalecer el manto de impunidad que ha rodeado a las actuaciones del entorno político de la congresista que mantiene el control político del Partido Verde.

Ahora entendemos el por qué, el Fiscal General Néstor Humberto Martínez Neira, respondió la afrenta y provocación con una advertencia premonitoria: “Esas son falacias que usted vive construyendo en sus trinos permanentemente arropada en el ambiente de impunidad que usted cree que le va a perdurar toda la vida”.  Así quedó consignado en las actas de la sesión conjunta de las comisiones primera de Senado y Cámara del pasado 4 de octubre.

Ese día, la Senadora pretendía defender a Marcelo Torres, exalcalde de Magangué, protestando por la investigación que la Fiscalía le adelanta a éste, sencillamente queriendo advertir al Fiscal General de la Nación, que su entorno político debería mantener el “fuero especial de intocables” por ella haber ganado el estatus de servil fiera del establecimiento colombiano, estatus que ella en sus círculos cercanos autoproclama por ser el útil adalid de la doble moral anticorrupción.

Detrás de esa fachada anticorrupción y detrás de su postura en el Partido Verde, se esconde toda una estela de corrupción pública que hoy toca al ex presidente y ex vocero de esa organización política, ex director del SENA y actual Secretario General de la Presidencia de la República Alfonso Prada.

Prada es hoy acusado de haber vinculado a la nómina oficial al menos 10 familiares suyos, rayando en un presunto tráfico de influencias y de tener presunto interés indebido en la celebración y ejecución de al menos 49 contratos de obras que actualmente se encentran paralizadas por carecer de garantías financieras.  Prada está siendo sindicado de ser el autor del supuesto matoneo a la Directora saliente del SENA María Andrea Nieto, declarada insubsistente por el gobierno del Presidente Juan Manuel Santos por haber puesto en la óptica pública, todo un cartel de contratación de 39 obras adjudicadas durante la administración de Prada, entre el 2015 y 2016 por $280 mil millones de pesos con el objeto de construir nuevas sedes del SENA, contratos que no cumplieron los requisitos y los estudios previos y de financiación necesarios  para garantizar la sostenibilidad y ejecución de las obras.

Esa situación anormal se enmarca en un evento de corrupción que viola el principio de transparencia, tan cacareado en el Palacio de Nariño en donde incluso al lado de la oficina desde la que despacha hoy Alfonso Prada, funciona la Secretaria de Transparencia. El Fiscal General de la Nación, tiene la obligación moral de entregar a los colombianos un pronto resultado de la gestión de quien saliera de la Presidencia del Partido Verde a ocupar la Dirección General de SENA.

Pero otro caso que toca desde ya al entorno verde que se relaciona con la Senadora Claudia López promotora del tal “Referéndum anticorrupción”, es el de la mención que comienza, del ex ministro de justicia Jorge Eduardo Londoño, quien según el abogado recientemente vinculado al escándalo del “Cartel de la Toga” Gerardo Torres “Yayo”, buscó los servicios del ex fiscal anticorrupción Gustavo Moreno. ¿Para qué sería?

P.D. : Aunque la Senadora Claudia López se retractó en un trino, el Fiscal General Néstor Humberto Martínez Neira, de los Neira de Pinchote, tiene la obligación de cumplir con del Código de honor santandereano: Poner en conocimiento de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia las evidencias que enredan a la Senadora.

(elfrente.com)

———