EN GIRÓN : EL ALCALDE FELIZ Y EL PUEBLO INFELIZ

 

EL ALCALDE QUINTERO Y SU ESPOSA... MUY FELICES...

EL ALCALDE QUINTERO Y SU ESPOSA… MUY FELICES…

Girón es el municipio más pobre y con mayores necesidades del área metropolitana de Bucaramanga.

No solo eso. Por sus características poblacionales, (la mayoría de sus habitantes pertenece a estratos bajos), es el que menos ingresos tributaros percibe.

Sus 120 mil habitantes ven cómo sus necesidades en educación, salud y vías, no son atendidas por falta de dineros públicos. Y cuando acuden a reclamar ante la Alcaldía siempre reciben la misma respuesta : no hay presupuesto.

Por ello llama la atención la forma como el Alcalde de la localidad, Héctor Josué Quintero Jaimes, gasta los pocos recursos del municipio en su beneficio personal, pasando por encima de las prioritarias necesidades de los gobernados que lo eligieron.

ASÍ ESTÁN ALGUNAS CALLES DE GIRÓN

ASÍ SON ALGUNAS CALLES DE GIRÓN

Veamos apenas un solo ejemplo.

COMPRA DE MOBILIARIO PARA EL ALCALDE

A pesar de que el mobiliario de la oficina del Alcalde se hallaba en muy buenas condiciones, Quintero Jaimes resolvió comprar muebles nuevos con el dinero de la Alcaldía.

Así las cosas, hizo las siguientes compras en forma directa :

Una mesa de escritorio para el Alcalde, $3 millones 200 mil; una silla para el escritorio del Alcalde, $2 millones 350 mil; otra mesa de escritorio con vidrio para el Alcalde, $3 millones 580 mil; una silla giratoria para la otra mesa de escritorio del Alcalde, $1 millón 250 mil; una mesa de juntas para el Alcalde, $2 millones 320 mil; una puerta de aluminio para el Alcalde, $5 millones 496 mil; una tarima de 3 metros de ancho por un metro y medio de fondo para los actos del Alcalde, $6 millones 792 mil; dos escritorios adicionales para el despacho del Alcalde, $5 millones 400 mil.

Total de gastos en mobiliario para el despacho del Alcalde Quintero : 31 millones 388 mil pesos.

"ALCANTARILLADO" DE UN BARRIO DE GIRÓN

EL “ALCANTARILLADO” DE UN BARRIO DE GIRÓN

EL CONTRATISTA

Los muebles fueron comprados en forma directa al ciudadano Henry Oswaldo Acosta Castillo, residente en el barrio San Francisco de Bucaramanga, y el contrato fue el número 522, el cual se ejecutó en un término de dos meses.

El contratista recibió como anticipo el 50 por ciento del valor total.

Expertos en la materia aseguran que ese 50 por ciento de anticipo era suficiente para pagar todo el mobiliario. Lo que implica que hubo un exagerado sobrecosto.

Pero eso no fue todo. Los muebles para el Alcalde hicieron parte de una compra total de mayor valor contratada con el mencionado proveedor. El valor total fue de 441 millones de pesos, todos destinados a muebles nuevos para la Alcaldía de Quintero Jaimes.

Llama la atención que el contratita escogido directamente por el Alcalde Quintero, el señor Acosta Castillo, ya había sido rechazado por otras entidades oficiales de las cuales había querido convertirse en proveedor de muebles.

LA CALLE PRINCIPAL DE UN BARRIO DE GIRÓN

LA CALLE PRINCIPAL DE OTRO BARRIO DE GIRÓN

Efectivamente, la Policía lo había rechazado como proveedor por considerar que “no tiene experiencia ni en mobiliario ni en enseres de oficina”.

Y la Electrificadora de Santander también lo había rechazado por “no cumplir con los aspectos jurídicos exigidos como proveedor de mobiliario”.

Pero no vale la pena pedir investigaciones. Acá no hay quien investigue ni mucho menos quien sancione.

Simplemente cabe afirmar que en Girón el Alcalde vive feliz, pero el necesitado pueblo vive infeliz.

Claro, por estos días habrá ferias y fiestas en Girón. Y allí la Alcaldía invertirá centenares de millones de pesos seguramente destinados, como todos los años anteriores, a quemas de pólvora, orquestas y cabalgata.

A la usanza de los antiguos gobernantes : mientras el pueblo tenga circo, el pueblo no pide pan.

———