CERTIFICADO : EN ZAPATOCA NACIÓ EL MEJOR Y MÁS CARO CAFÉ COLOMBIANO

Hoy este café orgánico solo se cultiva en la Mesa de los Santos y el 95 por ciento de la producción se envía a otros países. He aquí la fórmula para su obtención 

150 GRAMOS DE ESTE CAFÉ HAN LLEGADO A COSTAR HASTA 100 DÓLARES

Por: Adriana Arcila

El origen del café más costoso de Colombia, Café Mesa de Los Santos, se remonta a 1872 cuando Telmo Jacinto Díaz Serrano iniciara su cultivo en Zapatoca, Santander.

El encargado de su difusión por el departamento, que en esta época incluía los dos Santanderes, había sido un sacerdote, Monseñor Francisco Romero cuando imponía a sus feligreses como penitencia de confesión la siembra de árboles de café.

Don Telmo Jacinto, bisabuelo de los actuales dueños del café Mesa de los Santos, la familia Acevedo, aprovechó la oportunidad sembrando y exportando café hacia los mercados de Nueva York y Londres. Su yerno, el general Leónidas Acevedo, combatiente de la guerra de los Mil Días tomó a su muerte las riendas del negocio, que luego pasó a su hijo Julio Martín Acevedo Díaz, quien decidió extenderlo primero hacia San Vicente y posteriormente hacia La Mesa de Los Santos, específicamente a la Hacienda El Roble, ubicada en la cordillera oriental entre Piedecuesta y Los Santos, a 1.650 metros sobre el nivel de mar.

Oswaldo Acevedo, la cuarta generación, se hace cargo de la empresa familiar en 1994 y decide salirse del mercado de café tradicional de consumo diario y orientar la empresa hacia la producción de cafés especiales, más costosos de producir pero que logran precios superiores en el mercado internacional. Un café Mesa de Los Santos cuesta en el mercado colombiano $40.000 pesos libra cuando una libra tradicional cuesta solo $6.000.

ESTA ES LA CASONA DE LA HACIENDA EL ROBLE, DONDE SE CULTIVA EL CAFÉ

No fue fácil este cambio, primero fue necesario romper con la cultura agrícola que se impuso en los años 50, la llamada Revolución Verde, que utilizaba fungicidas, herbicidas, fertilizantes y pesticidas para reducir costos y aumentar la producción.

Oswaldo Acevedo se arriesgó. Decidió volver al cultivo de café bajo sombrío, sin químicos, similar al que se producía a principios del siglo XX, con el objetivo de acceder a un mercado más selecto.

De las 320 hectáreas que posee la hacienda, 260 están dedicadas a la explotación cafetera. El sombrío de los árboles es fundamental: se reforestaron 200 hectáreas que retienen el agua lluvia, controlan las crecientes, reducen la erosión y aumentan la biodiversidad. En un radio de 25 metros a la redonda existen más de diez especies para alimentar las aves y los murciélagos que sobrevuelan los cultivos. Allí conviven 26 especies de murciélagos y 158 especies de pájaros que llevaron a que el  café de Mesa de Los Santos lograra el certificado Bird-Friendly del Smithsonian´s Migratory Bird Center, otorgado únicamente a cafés 100 % orgánicos cultivados en plantaciones de sombrío.

Los 50.000 árboles de café bajo sombra, convierte a Mesa de Los Santos en la plantación de café orgánico más grande bajo sombra del país. La mayoría pertenece a la familia del arábigo, cafés suaves, dulces y aromáticos. Se producen 4.000 cargas de café anuales, que se recogen en dos cosechas al año: la primera entre octubre y diciembre, y la segunda de abril a junio, por cerca de 500 recolectores, que la convierten además en una de las haciendas que más genera empleo en la región. Los grandes volúmenes de exportación de café verde son en las variedades de caturra, típica y bourbon.

LAS MEJORES VARIEDADES SON LAS CATURRA, TÍPICA Y BOURBON

La gran labor de Oswaldo Acevedo en los últimos 23 años, ha sido la búsqueda de las variedades más apropiadas. Se trabajaron 80 variedades de semillas distintas, que se sembraron en lotes especiales de 12 matas cada uno. Todos los años las probaban catadores de paladares muy afinados y así se fueron seleccionando seis variedades.

En julio de 2013 este trabajo se vio recompensado, el café Mesa de Los Santos logró vender en una subasta privada una de las seis variedades, la HR61 (nombre tomado por Hacienda El Roble y 61 el número de la semilla), en USD 130 la libra, convirtiéndolo en el tercer café más caro del mundo, y en el más caro de Colombia.

En el 2012 obtuvo en la subasta en línea de café donado para la organización Grounds for Health (ONG internacional) USD 35,1 por libra para la variedad geisha y USD 25,1 para wush wush, y en junio del año pasado, el mayor valor USD 68,1 por libra con la variedad HR-61, resultados que contribuyen a un mejor posicionamiento de la marca y reconocimiento en la industria.

El comprador de este HR61 en 2013, Proud Mary-Coffee Roaster de Australia, tostó y empacó las 30 libras que compró en frascos de 150 gramos que vendió a USD 100, ganándole USD 500 a cada libra.

CATADORES INTERNACIONALES VIENEN A LA HACIENDA Y CERTIFICAN LA CALIDAD DEL CAFÉ

Hoy HR61 se vende bajo el nombre de Umpalá, un vocablo guane (indígenas que poblaron el Chicamocha), que significa ‘donde solo van los dioses’.

Los altos precios de venta le han permitido a Café Mesa de los Santos colocarse durante cinco años consecutivos como el mayor exportador en dólares de café en Colombia.

No es un tema de venta de grandes cantidades sino de calidad. Las variedades umpalá, moca y geisha que se cultivan en Mesa de Los Santos son muy apreciadas por su sabor.

La Hacienda Los Robles ha sabido aprovechar económicamente el habitat que ha creado. Cuenta con un portafolio turístico que incluye el alquiler de la casona de más de 100 años de construida para eventos especiales como matrimonios, donde opera a su vez un hotel boutique con seis cuartos;  el alquiler del salón para eventos empresariales, paseos guiados de 1 a 3 horas en jeeps similares a los que se hacen en los viñedos, senderismo de 4 o 13 kms, visitas por el bosque de café, avistamiento de aves, tours de café, que recorre el cultivo, visita a la planta de beneficio, la despulpada, el secado, control de fermentación y la cata de variedades de café.

Esta es a su vez una manera de enseñar a los visitantes a consumir café de calidad, aunque resulte más costoso. Del cultivado en Mesa de Los Santos solo entre el 2 y el 5% se queda en el país.

———