FOTOS DEL COMPROMETEDOR ENCUENTRO ENTRE ALCALDE DE BARRANCABERMEJA Y CARLOS CASTAÑO

El diario El Espectador reveló dos fotografías en las que aparecen Darío Echeverry Serrano, (alcalde de Barrancabermeja actualmente preso sindicado de corrupción),  y el entonces jefe de las autodefensas Carlos Castaño.  Las imágenes se tomaron en 2001 en una finca en Puerto Berrío (Antioquia), propiedad de otro jefe paramilitar, Julián Bolívar

EL PERIODISTA EMETERIO RIVAS (POSTERIORMENTE ASESINADO), EL JEFE PARAMILITAR CARLOS CASTAÑO Y DARÍO ECHEVERRI

Por Alberto Donadío

El hombre más temido de las autodefensas de Colombia y un alcalde hoy acusado de sabotear elecciones y de falsificar documentos, se reunieron en una ocasión. Existen las fotografías. Se trata del alcalde de Barrancabermeja, Darío Echeverry Serrano, capturado el martes pasado y sindicado de delitos electorales, quien se reunió hace más de 15 años con Carlos Castaño Gil, líder máximo de las autodefensas, responsable de múltiples masacres desde finales de los años 80.

En una de las fotografías del encuentro, Carlos Castaño aparece en el centro de tres personas. A su izquierda está Darío Echeverry, elegido alcalde de Barrancabermeja en 2015 y hoy detenido por la Fiscalía. A la derecha, José Emeterio Rivas, un periodista de Barrancabermeja que fue dueño de la emisora Calor Estéreo y que fue asesinado en 2003.

Las fotografías se tomaron en 2001, en una finca en Puerto Berrío (Antioquia) de otro jefe paramilitar, Julián Bolívar, alias de Rodrigo Pérez Alzate y corresponden a un momento en el que muchos líderes del puerto escuchaban y acataban a Carlos Castaño.

En la fecha en que se tomaron las fotografías, en el año 2001, Darío Echeverry oficiaba como director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barrancabermeja. En la segunda fotografía, Castaño aparece dándole la mano al periodista José Emeterio Rivas, mientras Darío Echeverry sonríe.

Hoy esas imágenes cobran especial relevancia para las autoridades que vienen escarbando en el pasado del detenido funcionario y sus conexiones con el poder en Santander.

OTRA GRÁFICA DE LA MISMA REUNIÓN CON LOS MISMOS PERSONAJES

Por realizar maniobras ilícitas para torpedear, en julio pasado, la revocatoria en su contra, Darío Echeverry fue detenido el pasado 6 de febrero. La Fiscalía lo señala de perturbación al certamen democrático, constreñimiento al sufragante, corrupción al sufragante y concierto para delinquir.

El intento de revocatoria no llegó al umbral mínimo y Darío Echeverry siguió en el cargo. Hubo 17.000 votantes y se requerían 44.000. La Fiscalía cree que fue por una estrategia de Echeverry para impedir que los votantes lo castigaran en las urnas.

El senador liberal Horacio Serpa Uribe es el jefe político, aliado y amigo de Echeverry. Cuando se conocieron los audios de interceptaciones telefónicas que comprometían al alcalde utilizando fórmulas de intimidación a los votantes, el curtido congresista respaldó a su amigo y declaró que era una “persona honorable”.

Tras la captura de Echeverry esta semana, Serpa señaló: “Tengo una buena opinión sobre el alcalde, lo conozco hace 30 años y no puedo cambiar de opinión”.

Horacio Serpa y Darío Echeverry, (elegido alcalde por el Partido Liberal), mantienen estrechos lazos políticos y personales. Cuando Horacio Serpa fue gobernador de Santander, entre los años 2008 y 2012, Darío Echeverry fue su secretario de Agricultura y además gobernador encargado en 18 ocasiones. También, un hijo de Darío Echeverry, Andrés Darío Echeverry, conocido como Pimpín, fue escolta de la Gobernación de Santander en la misma época en la que mandaba Horacio Serpa.

———