HERNÁNDEZ DICE QUE LA ALCALDÍA ESTÁ QUEBRADA PERO SIGUE MALGASTANDO EL PRESUPUESTO

HERNÁNDEZ SIGUE GASTANDO DE MANERA ALEGRE Y FESTIVA EL ESCASO PRESUPUESTO DE LA ALCALDÍA

HERNÁNDEZ SIGUE GASTANDO DE MANERA ALEGRE Y FESTIVA EL ESCASO PRESUPUESTO DE LA ALCALDÍA

A pesar de que, según él, la alcaldía de Bucaramanga está en quiebra económica, el alcalde de esta ciudad Rodolfo Hernández sigue otorgando contratos innecesarios por sumas considerables de dinero.

A ello se suma que estos contratos los está adjudicando a dedo y a personas no residentes en Bucaramanga. El más reciente es un extraño contrato concedido a un bogotano y cuyo objeto nadie ha podido entender: “Prestar los servicios profesionales para asesorar y apoyar al alcalde y a su personal directivo en la formulación de estrategias de participación política y ciudadana enfocada a una nueva concepción del rol político de los habitantes del municipio de Bucaramanga”. (¿?).

HISTORIAS

Lo primero que hizo Rodolfo Hernández al posesionarse como alcalde de Bucaramanga fue vincular a la nómina de la alcaldía al conductor del automóvil que tenía a su servicio particular en la empresa constructora de su propiedad. Pero lo hizo con un sueldo de más de 4 millones de pesos mensuales, muy superior al sueldo que devengan médicos e ingenieros de la alcaldía.

Después vinculó a la alcaldía a dos publicistas argentinos que habían sido empleados suyos en la misma empresa constructora y en su campaña electoral el año pasado. Los dos argentinos, no residentes en Bucaramanga, fueron contratados por la  alcaldía de Hernández por la suma de $243 millones.

Hace algunos días el alcalde Hernández cambió los términos del contrato de su cuestionado asesor Manolo Azuero, (quien fue su asesor de cabecera en la campaña electoral), exclusivamente para aumentarle el salario. Azuero devengaba $3 millones y ahora pasó a devengar $4 millones 662 mil mensuales.

También concedió tres contratos a dedo a los particulares Luis Antonio Rojas, José Felipe Ardila y a una empresa de agasajos para una fiesta ofrecida a líderes comunales. Estos tres contratos sumaron $695 millones.

EL MÁS RECIENTE

Ahora acaba de contratar al ciudadano Juan Andrés Amado Serna de Bogotá, a dedo, pagándole la suma de $26 millones para: “Prestar los servicios profesionales para asesorar y apoyar a alcalde y a su personal directivo en la formulación de estrategias de participación política y ciudadana enfocada a una nueva concepción del rol político de los habitantes del municipio de Bucaramanga”.

Nadie sabe para qué es este contrato.  Lo único que se sabe es que además de los 26 millones de pesos, la alcaldía le pagará al señor Amado los viáticos y gastos de viaje que necesite cada vez que se desplace entre Bogotá, (lugar de su residencia), y Bucaramanga, gabela que nunca se había otorgado a contratista alguno.

Y ESTÁ QUEBRADO

Todos estos contratos innecesarios y cuestionables los ordena el alcalde Hernández mientras él mismo dice que las finanzas de la alcaldía están en quiebra y habla de un déficit superior a 300 mil millones de pesos.

Igualmente, se ha comprobado que a la fecha, a pesar de esa crisis financiera, ha concedido más de 550 Órdenes de Prestación de Servicios Personales –OPS-, sistema que también había utilizado el alcalde anterior Lucho Bohórquez y que Hernández había calificado de procedimiento corrupto.

A la fecha, después de ocho meses de posesionado, el gobierno de Hernández no ha tapado ni uno solo de los miles de huecos que registran las calles de la ciudad, “por falta de dinero”, según las explicaciones del mandatario.

La opinión pública de Bucaramanga sigue cuestionando la administración del alcalde Rodolfo Hernández, cuyo lema de gobierno es el de la “lógica, ética y estética”.

——