HIERBAS MARAVILLOSAS (POR JAIME FORERO GÓMEZ)

JAIME FORERO GÓMEZ

Por Jaime Forero Gómez

Tenemos la fortuna de vivir en una de las zonas más ricas del planeta. Tanta riqueza no es valorada siendo destruida con decisiones tomadas por una dirigencia “ciega, sorda y muda”, cuyo único interés es enriquecerse en forma inadecuada a costa de su propia salud, sin importarle el pueblo que los eligió.

Es triste ver la desertificación del Chocó por una minería legal o ilegal con destrucción de grandes áreas de selva y ríos desaparecidos; la contaminación de las grandes ciudades por mala planificación y visión de gobernantes anteriores que confunden desarrollo y cemento con vida saludable, obligándonos a respirar material particulado cancerígeno las 24 horas del día; inconcebible la actitud de algunos dirigentes universitarios, periodistas y administradores patrocinando la destrucción de páramos, fábricas de agua de la humanidad, recibiendo mendrugos de pan untados de mermelada tratando de engañar la ciudadanía siendo corregidos por los propios alumnos, incrédulos ante las decisiones de sus directivos y profesores.

Gracias a los concejales, el daño grave en la salud de los bumangueses hay que tratar de mitigarlo de alguna manera y es cuando tenemos que recurrir a consumir en mayores cantidades hierbas y especies.

Ya hablamos del ajo y vale la pena mencionar al perejil, excelente diurético y gran antioxidante que junto con el cilantro, rico en vitaminas, bloquean los efectos del material particulado fino a nivel del tubo digestivo.

La albahaca, hierbabuena y menta, dándole sabores fantásticos a ciertos alimentos son grandes digestivos y alimentos para las bacterias probióticas produciendo reacción antiinflamatoria.

El orégano, ingrediente fundamental de la pizza disminuyendo el efecto glicémico de ciertas pastas y harinas; el eneldo y tomillo bloqueando los efectos del hierro oxidado presente en la carne cuando se asa mucho. Finalmente no olvidar el romero, el hinojo, ideal para la madre lactante.

Lo importante es que las hierbas aromáticas esenciales en una buena cocina, tienen gran poder antiinflamatorio y antioxidante disminuyendo los efectos nocivos de los contaminantes cancerígenos que nuestros concejales nos están obligando a respirar.

(Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com)

——-