¡ HORACIO SERPA : UN MENTIROSO DE SIETE SUELAS !

HORACIO SERPA : DE MENTIRA EN MENTIRA

Si bien en Colombia la gran mayoría de políticos ha logrado engañar hábilmente a los electores y a la ciudadanía en general, el líder de todos los políticos mentirosos se llama Horacio Serpa Uribe.

Ahora que ha anunciado su retiro de la actividad electoral en persona propia para dedicarse a promover la campaña de un hijo suyo al Senado, vale la pena recordar algunos pasajes que muestran el eterno comportamiento mentiroso de Serpa.

Llegó a ocupar el Ministerio del Interior bajo la presidencia de su amigo vitalicio Ernesto Samper, elegido con los dineros del narcotráfico del cartel de Cali que dirigían los hermanos Rodríguez Orejuela, hoy presos en Estados Unidos.  Serpa sostuvo en los cuatro años de ese gobierno que jamás habían ingresado esos dineros a la campaña de Samper, campaña de la cual él fue el coordinador nacional. Pero al finalizar el mandato, aceptó que sí sabía del ingreso de los dineros, pero que apenas tuvo conocimiento de ello después de haberse posesionado como ministro y no durante la campaña.

Fue derrotado tres veces como candidato presidencial, una por Pastrana y dos por Uribe. Después de cada derrota juró que nunca volvería a ser candidato pero cuatro años más tarde se hacía el olvidadizo y volvía a la aspiración presidencial.

Tras su tercera derrota afirmó que se retiraba de la política electoral, pero poco después fue candidato a la Gobernación de Santander. “Si me eligen gobernador ejerceré el mandato pero inmediatamente me retiraré por siempre para dedicarme a cuidar mi nieto”, dijo entonces. Pero salió de la Gobernación y se hizo elegir senador.

Al ser derrotado en la segunda ocasión por Uribe, Serpa tendió mantos de duda sobre el nuevo mandatario frente a los paramilitares y declaró que se dedicaría a hacerle una “oposición constructiva” a su administración y que jamás sería colaborador de él, pero meses después aceptó ser el embajador de Uribe ante la OEA.

Siendo gobernador de Santander ordenó el giro de 5 mil millones de pesos a una empresa privada representada legalmente por el papá de su secretaria de Hacienda Ana Milena Alfonso, German Alfonzo, para la construcción de un parque en Floridablanca. Giro al margen de la ley. Cuando fue cuestionado, dijo que no sabía que el señor Alfonzo fuera el papá de Ana Milena, a pesar de ser su amigo personal.

Cuando se posesionó como Gobernador anunció que toda la contratación de su gobierno sería para empresas santandereanas a efecto de fomentar el empleo.  Sin embargo contrató empresas costeñas sin ninguna presencia en Santander para numerosas obras, entre ellas la remodelación del parque Santander en Bucaramanga y la remodelación del hospital de Barrancabermeja. En ambas obras los contratistas incumplieron y se burlaron de los santandereanos.

Durante su campaña a la Gobernación agravió a su contrincante Didier Tavera, lo insultó, lo vinculó con negocios del  narcotráfico, habló del “clan de los Tavera”, pero después hizo elegir a Didier como gobernador y negó que años atrás hubiera hablado contra él.

Serpa siempre fue enemigo de los jefes del partido Opción Ciudadana, entre ellos el exsenador Luis Albero Gil y afirmaba que, por razones de ética y de moral, nunca haría alianzas con ellos.  Sin embargo, en el 2015 hizo alianzas con Gil y con Opción Ciudadana para elegir a Didier Tavera como gobernador de Santander y a Héctor Mantilla como alcalde de Floridablanca.

Podrían citarse muchos otros episodios de sus mentiras, pero no vale la pena ser más extensos.

Ese es Horacio Serpa Uribe, político en decadencia y con un ocaso bastante deplorable. Ha resuelto retirar su nombre como candidato al Senado para no arriesgarse a otra posible derrota, pero igual intenta hacerse reelegir en cuerpo ajeno a través de su hijo.

——–