INSÓLITO : ALCALDE DE BUCARAMANGA INVENTA IMPUESTOS PARA TORPEDEAR LA SEMANA SANTA

EL SACERDOTE ROQUE JULIO QUINTERO, PÁRROCO DE SAN LAUREANO, UNO DE LOS 70 TEMPLOS CATÓLICOS AFECTADOS

La administración del alcalde Rodolfo Hernández Suárez le puso el ojo a la programación de Semana Santa que realizan las diversas parroquias en la capital santandereana, les elevó los costos por permisos y les creó un impuesto para Tránsito Municipal, demasiado oneroso.

A las ya consabidas salidas de tono del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, se suma otra que han empezado a ejecutar sus distintas dependencias y secretarías y es la de elevar las tarifas de los impuestos que pagan las parroquias por los diversos eventos públicos que se desarrollan en la capital santandereana durante la Semana Santa.

Mientras que el pueblo católico aprovecha estos días para reafirmar sus creencias religiosas y la fe, las entidades municipales aprovechan para caer sobre las alcancías de las iglesias y quieren quedarse con el santo y la limosna.

La voz de alerta la da el párroco de la Iglesia de San Laureano, Roque Julio Quintero Rueda, quien reclama un trato concertado entre la Curía y la Alcaldía para que el elevado costo de los impuestos tenga una rebaja considerable y no se exprima a las parroquias, aprovechándose de la Semana Santa.

Por la temporada hay que darle a la Empresa Municipal de Aseo de Bucaramanga, EMAB, un millón cien mil pesos ($1.100.000), para limpiar las calles y las zonas en donde se realizan los actos de Semana Santa. “Es algo ilógico porque los ciudadanos y nosotros pagamos el aseo urbano en la respectiva factura y ellos (la EMAB) aprovechan esta temporada para exigir esa suma”, dice el párroco.

La Parroquia de San Laureano tiene una nómina de nueve empleados con sus salarios de Ley y sus respectivas prestaciones. De allí que la carga es bastante grande y es demasiado complicado el poder conseguir todo lo que se requiere para logística y funcionamiento, cada mes.

El sacerdote advirtió que si no se paga, entonces no se pueden efectuar los actos litúrgicos al aire libre como la programación que se desarrolla en la Plaza Cívica Luis Carlos Galán, o las procesiones características de esta temporada.

Pero lo que llama más la atención de la Curia es que este año les cobran un impuesto que no existía y es de parte de la Secretaría de Tránsito Municipal. Antes sólo pagaban por un documento o certificado la suma de 52.000 pesos. Esta vez, además de ese valor, la parroquia tiene que cancelar la suma de $1.941.000, dizque para pagarles a los alféreces “según manifestaron es para que ellos (los alféreces) acompañen las diferentes procesiones y realicen el control del tránsito vehicular durante las mismas, no entiendo eso, porque ellos tiene su sueldo asignado por Ley”, prosigue el sacerdote Quintero Rueda.

También hay que pagarle a la Defensa Civil del barrio La Joya, entidad sin ánimo de lucro y dedicada al servicio de la comunidad, 350.000 pesos. Hay que sacar una póliza de accidente para cada parroquia, de eso se encarga la Curia, el aporte por parroquia es de $200.000. A Sayco y Acinpro, por canciones del siglo pasado e himnos gregorianos, hay que cancelarles 195.000 pesos.

Para que una parroquia pueda realizar a cabalidad los actos litúrgicos programados por Semana Santa, debe desembolsar la suma de $3.837.000 y son entre 70 ó 75 parroquias en Bucaramanga. ¿Qué destino le dan al dinero las diferentes dependencias de la alcaldía que reciben los impuestos?

(elfrente.com)

———