IVÁN MUSTAFÁ DURÁN… DE MOSTRAR

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

Por Héctor Gómez Kabariq

Algunos oscuros personajes de  nuestro departamento, que se solazan tirándole piedras a los árboles que producen frutos, se han dado a la tarea de calumniar y hasta agraviar al ejecutivo santandereano Iván Mustafá Durán, posesionado recientemente como Gerente Nacional del Fondo de Adaptación.

Tal vez temen que el todavía joven Mustafá, en un futuro cercano, entre a desplazar con su sana hoja de vida a ciertos crápulas que se han venido apoderando de las cosas buenas de Santander.

Conocemos a Iván Mustafá desde cuando apenas empezaba a caminar. Hijo de Feisal Mustafá y de Consuelo Durán, preclaros dirigentes excongresistas del partido conservador, el primero de ellos asesinado cobardemente por la guerrilla en 1993 y la segunda ya retirada luego de prestar valiosos servicios a esta región del país desde el Senado de la República. En Santander, especialmente en las zonas de provincia, se erigen numerosas obras de desarrollo social gestionadas y ejecutadas gracias a las tareas de la familia Mustafá Durán.  De Feisal y de Consuelo, Iván heredó entre otras cosas la honradez, el carácter y la vocación de servicio.

Iván es abogado de la Universidad Javeriana con especialización en Gobierno, Gerencia y Asuntos Públicos de la Universidad de Nueva York, fue Presidente de la Junta Directiva de Empas, Director de Proexport, Viceministro de Aguas, Coordinador para las regiones de la campaña de reelección del Presidente Santos, Director para las Regiones de la Presidencia de la República y ahora Gerente del Fondo de Adaptación, ente encargado de atender y reparar las afectaciones que puedan causar en el país fenómenos como La Niña, El Niño, y las adaptaciones a los cambios climáticos. Es, sin duda, el santandereano de mayor confianza del actual gobierno nacional.

Jamás ha sido objeto de la más mínima sanción por parte de los organismos encargados de los asuntos fiscales, penales y disciplinarios. Nunca se ha visto envuelto en ninguno de los miles de escándalos de corrupción que han sacudido a la región y al país.

Tratar de ubicarlo como partícipe o responsable del torcido contrato de las fotomultas en Floridablanca no tiene pies ni cabeza. En los procesos que cursan alrededor de ese acto leonino, (que nosotros fuimos los primeros en investigar y denunciar), figuran los exalcaldes, los intermediarios y los contratistas que se lucraron y se siguen lucrando con este esperpento que tanto daño ha hecho a los conductores y comerciantes de la ciudad de los dulces y de la salud.  Por ningún lado aparece arista alguna que pueda comprometer a Mustafá.

Dejemos la envidia y aplaudamos las cosas positivas de nuestros buenos dirigentes,  que infortunadamente son muy pocos.  Iván Mustafá Durán es uno de ellos. Y es de mostrar.

———