LA FUNDACIÓN DE ZAPATOCA COSTÓ CUARENTA PESOS. ¡ESO ERA MUCHA PLATA!

HOY ES UN PUJANTE MUNICIPIO CON UN GRAN FUTURO COMO POLO TURÍSTICO

HOY ES UN PUJANTE MUNICIPIO CON UN GRAN FUTURO COMO POLO TURÍSTICO

Por Carmen Rosa Pinilla Díaz

Varias familias españolas que emigraron de la Península Ibérica a finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII, llegaron a estas tierras, extendieron sus dominios sobre los límites de Santa Rosa, Llano de los Gallos, La Cacica y otros predios circundantes. Periódicamente los lugares eran visitados por los sacerdotes que orientaban la Parroquia de Guane, -donde fueron a parar las pocas familias indígenas que aún quedaban por los límites del Socorro y San Gil-. Entre los sacerdotes que asistían a los fieles que vivían por estos lados, estaba FRANCISCO BASILIO DE BENAVIDES, quien era el cura de Guane desde el 21 de mayo de 1731.

Don JOSÉ SERRANO Y SOLANO, quien era propietario de las tierras que se extendían al oriente del hoy Zapatoca, reagrupó a un gran número de familias, -112 en total, según dicen las crónicas-, y el 30 de agosto de 1739, el cura BENAVIDES, oficia la PRIMERA MISA de que se tenga historia en estas tierras, (en el Llano de los Gallos hay una placa conmemorativa de este hecho histórico).

Por la dificultad que existía de la presencia más frecuente del Párroco de Guane, las familias instaladas allí sintieron la necesidad urgente de solicitar al Arzobispo de Santafé, DIEGO FERMÍN DE VERGARA, la erección de una Viceparroquia y comisionaron a ANTONIO DE RUEDA Y MELCHOR DE LA PRADA Y ARENAS, quien era alcalde de Guane, para que viajara a Santafé a presentar la solicitud, la cual fue aprobada, según documento fechado el 05 de diciembre de 1742, diez meses antes de la “FUNDACIÓN” oficial. Se construye entonces el primer templo (capilla de Santa Bárbara), que marcaba el inicio y punto final de la fundación.

Inicialmente se pensó en formar el poblado en el Llano de los Gallos, donde se celebró la primera misa, pero el sitio no fue aprobado, en primer lugar porque no era muy extenso y segundo, porque el agua no era suficiente.

ASPECTO DE SU PARQUE PRINCIPAL

ASPECTO DE SU PARQUE PRINCIPAL

Don ANTONIO DE RUEDA ORTIZ ofrece unos terrenos que se encontraban en la vereda de las Flores, se hace la negociación por cuarenta pesos ($40), que se pagaron, $20, por el Dr. Benavides y $20 por la comunidad.

El 10 de octubre de 1743, el Dr. Benavides bendice la primera Iglesia, y se firma el ACTA DE FUNDACIÓN, inaugurando la Viceparroquia. Como el 10 era un jueves, no se pudo protocolizar la “fundación”, porque la Corona Española –profundamente católica para la época-, no permitía que situaciones religiosas que tuvieran que ver con la comunidad se hicieran en mitad de semana por la no presencia del campesinado, de modo que había que hacerlo los domingos.

El Acta de la fundación, como igual la protocolización de la escritura por la compra de los terrenos, se realizó en Guane el 10 de febrero de 1744, por el alcalde de San de Gil, MIGUEL MELÉNDEZ DE VALDÉS, ya que por esa época todo el territorio de la Provincia de Guane, civilmente hablando correspondía a San Gil.

Benavides regresa a Guane, porque Zapatoca había quedado incluida dentro de los límites parroquiales de esa población, hasta el 11 de septiembre de 1754, cuando se traslada definitivamente a Zapatoca, falleciendo en esta ciudad seis años después, el 17 de julio de 1760.

Tres meses más tarde, el 3 de octubre , la Viceparroquia fue erigida como Parroquia Titular por el Arzobispo XAVIER DE ARAUX, siendo virrey SOLÍS FOLCH DE CARDONA. Su primer párroco fue JOSEPH JULIÁN ACEVEDO DE LA PARRA, oficiando la Eucaristía en la Capilla de Santa Bárbara, iglesia que había sido construida de “estantillo y teja”.

CANTÓN Y VILLA

Zapatoca fue erigida como CAPITAL DE CANTÓN el 25 de julio de 1823 por el Congreso de la República y el 26 de marzo de 1825 se le dio el título de VILLA, por el GRAL. FRANCISCO DE PAULA SANTANDER.

ETIMOLOGÍA DEL NOMBRE DE ZAPATOCA

El idioma Guane prácticamente era un dialecto derivado de la gran familia Chibcha, de la que venían los Guanes, pero no era muy rico en dicciones, casi todas las palabras eran compuestas y cada sílaba tenía un sentido propio y cada dicción llegaba a ser una verdadera frase abreviada.

EL IMPONENTE COLEGIO SANTO TOMÁS CONSTRUIDO CON EL APOYO DE LA COMUNIDAD SALESIANA

EL IMPONENTE COLEGIO SANTO TOMÁS CONSTRUIDO CON EL APOYO DE LA COMUNIDAD SALESIANA

Veamos unos ejemplos: para designar a un hombre casado, le decían: “A-GUI-GUA”, que traduciendo significaba “hombre con mujer en la casa”; al viudo lo llamaban “A-GUI-GIE”, o sea que “tiene la esposa difunta”; a la mujer casada le decían “A-SAJAOS-GUE”, traduciendo, “con marido en la casa”; y cuando enviudaba era “A-SAJAOS-GIE”, “con marido difunto”; a la muchacha soltera le decían “TY-GUI”, que traduciendo resultaba una frase hasta bonita, “mujer en la edad de la canción y la alegría”.

Los nombres de los lugares los designaban con las características que determinaban cada sitio. Ejemplo, una quebrada que existía en Guane y que nacía en el río Saravita, la llamaban “Chinantoca”, desgranando las palabras, “CHINAN” significaba “reluciente” y una terminación muy usual, “TOCA”, significaba “en lo alto del río”, o sea, “fuente que reluce en lo alto del río”.

En el caso de ZAPATOCA, durante mucho tiempo se creyó que esta palabra significaba “cazapatos”, por la sencilla razón de que detrás del Templo parroquial existía una laguna inmensa, donde los fines de semana, el oficio de los pobladores era cazar patos y alguna que otra especie. Pero de acuerdo a la etimología del idioma guane, la palabra se desgranaba en lo siguiente: primero debemos tener en cuenta que inicialmente Zapatoca se escribía con S y no con Z –la letra la cambiaron los españoles, no sabemos por qué razón-, (lástima, porque para todo, siempre nos dejan en el último lugar), de modo que, se descompone así: “SA”, quería decir “NO” o “SIN” o “NOCHE”; “PA” era para ellos un apócope de “PABA”, o “PABI”, que significaba “PADRE”; y “TOCA” quería decir, “EN LO ALTO DEL RÍO”.

Entonces, descifrando las letras y las palabras, tenemos que, “no”, “sin”, “noche”, representaba los Guanes la OSCURIDAD, LA MUERTE; “paba o pabi”, para designar al PADRE; y “toca”, en LO ALTO DEL RÍO.

En resumen, ZAPATOCA significaba, para los Guanes, “MUERTE O SEPULTURA DEL PADRE EN LO ALTO DEL RÍO”.

——–