LA HISTORIA DEL TESORO QUIMBAYA QUE REGALÓ EL BISABUELO DE LA CANCILLER A LOS ESPAÑOLES

EL GOBIERNO COLOMBIANO DEBE RECUPERAR ESTE TESORO SEGÚN LA ORDEN DE LA CORTE CONSTITUCIONAL

La pelea para que el tesoro quimbaya regrese a Colombia acaba de obtener una victoria que podría ser definitiva. La Corte Constitucional acaba de decidir que las 122 piezas que Colombia le dio hace 124 años al Reino de España deben regresar al país.

La decisión era esperada desde hace más de cinco años, pues en marzo de 2012, al alto tribunal llegó el expediente para estudio de los magistrados quienes hace un par de días, después de una votación de cinco contra uno, resolvieron ordenarle al presidente de la República que haga todo lo que esté en sus manos para recuperar lo que el país nunca debió regalar.

Es de gran casualidad que sea la canciller María Ángela Holguín, sobrina – bisnieta del entonces presidente Carlos Holguín, (quien ilegalmente lo regaló), la que tenga la obligación de acordar, por vía diplomática, la devolución del incalculable tesoro.

HISTORIA

En 1893, el presidente Carlos Holguín Mallarino le envió un regalo a la Corona española que motivó un mensaje de gratitud de la reina María Cristina de Habsburgo: “Yo siempre creí que vuestro país era fabuloso en bienes artísticos, pero veo que lo es aún más en la nobleza e hidalguía de sus gentes”. Se trataba del tesoro quimbaya: 122 piezas de oro que habían llegado a la península para una exposición sobre los 400 años del descubrimiento de América, y se quedaron allí.

El júbilo de la reina fue proporcional a la molestia de los colombianos que no entendieron por qué Holguín había hecho semejante regalo, con el argumento de que se trataba de un gesto de gratitud por el apoyo que ella y su país le brindaron a Colombia en un conflicto limítrofe con Venezuela.

Muchos años después varios ciudadanos empezaron a reclamar la devolución de las piezas, basados en que el acto del presidente Holguín no contó con el consentimiento del Congreso.

LO QUE LOS ESPAÑOLES NO ALCANZARON A ROBARSE, EL PRESIDENTE HOLGUÍN SE LOS REGALÓ

EN QUÉ CONSISTE

El tesoro comprende unas 430 piezas halladas por guaqueros en 1890 en La Soledad, muy cerca de Quimbaya y Filandia (Quindío). Reposaba en una tumba en la que, al parecer, había sido enterrado un cacique o alguien de alto rango.

Los saqueadores encontraron ajuares funerarios de oro y cerámica de unos 2.000 años de antigüedad, pertenecientes al periodo quimbaya clásico. Encontraron, además, instrumentos musicales, cascos, narigueras, orejeras, collares, cascabeles, pendientes y figuras antropomorfas. Se calcula que el tesoro pesa 200 libras.

Las piezas de mayor interés son las estatuillas de figuras humanas desnudas que el historiador de arte Pablo Gamboa Hinestrosa ha descrito: “Se trata de seis pequeñas esculturas huecas que también servían como recipientes, modeladas en cera y luego fundidas en oro, de formas simples con especial énfasis en la cabeza y los rasgos faciales, que miden entre 15 y 30 centímetros”.

En aquel tesoro, que hoy reposa en el Museo de América de Madrid, hay también 11 recipientes o poporos de formas esféricas, utilizados por los indígenas para mambear coca. Además contiene una corona, seis cascos elaborados en técnica de laminado y una escultura en forma de cabeza.

PRECIO

Jaime Lopera Gutiérrez, presidente de la Academia de Historia del Quindío, cuenta que el gobierno compró las 122 piezas de oro por unos 70.000 pesos. Gamboa señala que la persona que halló el tesoro vendió inicialmente las piezas de cerámica y conservó las de oro, y tiempo después empezó a ofrecer las joyas a compradores en Pereira, entre ellos al coleccionista italiano Carlos Bedobelli, quien se hizo a buena parte del tesoro para luego venderlo en Europa y Estados Unidos.

HOY LAS 122 PIEZAS DE ORO REPOSAN EN UN MUSEO DE MADRID, ESPAÑA

El destino de esas joyas bien pudo ser el que sufrieron innumerables piezas desenterradas por esos mismos años, que eran adquiridas por las casas de fundición de Medellín para luego terminar en el mercado europeo en forma de lingotes de oro.

Las piezas que compró Holguín con dineros públicos sumaban 42 libras de oro de un total de 200 libras extraídas por los guaqueros.

Holguín las adquirió inicialmente con la idea de atender en 1892 la convocatoria que el gobierno español hizo a los países hispanoamericanos para que enviaran objetos representativos de sus culturas a una gran exposición universal.

Un año después el tesoro quimbaya volvió a aparecer en Madrid en una exposición y en ese momento Holguín se lo regaló a la reina.

Lopera dice que recuperar el tesoro le permitiría al país “garantizar un poco de dignidad y de identidad nacional muy necesarias”.

El retorno de esas 122 piezas reivindicaría además el legado de este pueblo arrasado y saqueado impunemente en la Colonia por los españoles.

El monto mínimo en valores actuales del detrimento al patrimonio público de la Nación se debe tasar así : tomar como base lo que vale un kilo de oro a pesos de hoy y multiplicarlo mínimo por 50 veces, teniendo en cuenta el valor artístico, arqueológico, histórico y cultural de una colección que siendo patrimonio colombiano se volvió patrimonio español.

——–