LA NIÑEZ (POR JAIME FORERO GÓMEZ)

JAIME FORERO GÓMEZ

JAIME FORERO GÓMEZ

Por Jaime Forero Gómez

Hace años se implementó la terapia de estimulación, enfocada en normalizar el desarrollo de niños nacidos prematuros.

Esta forma de tratamiento que sigue siendo para niños prematuros y algunos con retraso “normal” en el desarrollo, se generaliza siendo utilizada en niños sanos, donde muchos absurdamente hiperestimulados son adolescentes desubicados con trastornos de comportamiento que les impide socializar en forma adecuada, volviéndolos adultos inseguros.

Las terapias de toda índole se volvieron un gran negocio, donde se pretende en forma inútil modificar los ritmos de crecimiento y desarrollo cerebral, intentando cambiar la forma de ser, ver y pensar de un niño enseñando cosas inútiles para satisfacer el ego de padres alterados.

Afortunadamente el niño nunca puede ser igual a sus padres y la infancia no puede ser cambiada por un sistema educativo castrante que impide el desarrollo de mentes libres y privilegiadas donde las ilusiones y sueños, fundamentales en la estructuración de un pensamiento crítico, son reemplazadas acabando la creatividad, capacidad de sorpresa y estructuración de emociones obtenidas a través del juego y comunicación, vital para su desarrollo en los primeros años de vida.

Triste cómo algunas instituciones someten al niño a exámenes de admisión para entrar a un colegio de “mejor” nivel, valorado por una serie de pruebas diseñadas sin ningún fundamento por empresas patrocinadoras de sistemas educativos sin fondo o estructuración psicológica, sino bases netamente económicas.

El niño feliz que no se sabe el álgebra de Baldor es rechazado, obligándolo a perder su infancia, capacidad emocional, sueños y emociones tornándolo inseguro, miedoso y estresado como los adultos actuales, obligándolo a aprender cosas inútiles para ingresar a escuelas “más inútiles” que satisfacen el ego de padres amargamente competitivos pero tristes e inseguros.

Lógicamente todas las instituciones no tienen este perfil y muchas buscan educar al niño de acuerdo a su ritmo de infancia. El Ministerio de Educación debe prohibir exámenes de ingreso a colegios durante la infancia temprana.

(Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com)

——-