LOS USUARIOS DE METROLÍNEA SON MASOQUISTAS, IDIOTAS, TONTOS, PINGOS Y PENDEJOS

Masoquista: Persona que disfruta siendo maltratada y humillada

Idiota: Que tiene poco entendimiento o inteligencia

Tonto: Que es ingenuo y carece de malicia

Pingo: Bobo

Pendejo: Persona tonta y poco astuta

ASÍ VIAJAN LOS PASAJEROS DE METROLINEA, COMO EN LATAS DE SARDINAS

ASÍ VIAJAN LOS PASAJEROS DE METROLINEA, COMO EN LATAS DE SARDINAS

La empresa estatal de transporte masivo de Bucaramanga –METROLÍNEA-, desde su fundación hace 6 años, ha dado evidentes demostraciones de desprecio hacia sus usuarios-pasajeros y aún así éstos siguen utilizando ese pésimo servicio.

Por ello es válido afirmar que quienes usan esos buses en la capital de Santander son masoquistas, idiotas, tontos, pingos y pendejos (ver arriba las definiciones).

Antes de Metrolínea en Bucaramanga había rutas de buses de varias empresas que prestaban servicio a todos los barrios de la ciudad con tarifas moderadas que nunca merecieron protestas de los pasajeros; sus frecuencias, (tiempo entre uno y otro bus), eran breves; los conductores eran decentes; las amas de casa podían llevar sus mercados; las madres podían subir al bus con el coche de su niño; y en términos generales el servicio era  bueno.  Además mucho más barato que lo que cobra hoy Metrolínea.

Metrolínea llegó, acabó ese sistema y eliminó ese tipo de servicio para implantar a cambio rutas troncales que no llegan a todos los barrios, que obligan al pasajero a caminar varias cuadras y cobrando muy altas tarifas. La mayoría de pasajeros va de pie, nadie puede llevar un mercado y a las señoras no se les permite el coche del niño.

Metrolínea en Bucaramanga es el equivalente a Transmilenio en Bogotá pero sus diferencias son varias:

Transmilenio cubre rutas mucho más largas, de mayor kilometraje, sus buses pasan con menor intervalo entre uno y otro, y las tarifas son más baratas. Además tiene tarifas rebajadas, con subsidios, para personas pertenecientes al Sisbén, para la tercera edad y para personas en condición de discapacidad.

Metrolínea cubre rutas más cortas, de menor kilometraje, sus buses registran intervalos mucho más prolongados en el tiempo, las tarifas son mucho más caras y no tiene ninguna clase de subsidios para nadie.

En Metrolínea la tarifa es de 2 mil 100 pesos, (la más alta del país). En Transmilenio la tarifa es de 2 mil pesos.

Y aún así, esta semana en Bogotá los usuarios han realizado múltiples protestas callejeras para exigir a Transmilenio mejor servicio y tarifas más bajas. Entretanto en Bucaramanga los usuarios de Metrolínea siguen pasivos aceptando en silencio todo lo que les imponga esta empresa.

Lo dicho: son masoquistas, idiotas, tontos, pingos y pendejos.

——–