LOS NIÑOS MÁS POBRES DE SANTANDER SON VÍCTIMAS DE LA CORRUPCIÓN GUBERNAMENTAL

MUY TRANQUILO EL GOBERNADOR DIDIER TAVERA MIENTRAS LOS NIÑOS POBRES SIGUEN ESPERANDO LOS ALIMENTOS

El suministro de alimentos a los niños estudiantes más pobres de Santander se convirtió en otro de los puntos oscuros del gobernador de este departamento, Didier Tavera. La corrupción ha impedido que la administración seccional cumpla con esa obligación legal.

No puede decir Tavera que se trata de falta de recursos dado que los dineros están a su disposición. Se trata de partidas provenientes del gobierno nacional que ya están situadas.

Lo que ocurre que es que el gobierno de Tavera ha pretendido ejecutar turbios negocios con el Plan de Alimentación Escolar –PAE-.

Por esa razón es que se encuentra en la cárcel quien fuera su Secretaria de Educación, Ana de Dios Tarazona. Porque se le descubrió un chanchullo con la licitación de los alimentos.

Y a propósito del carcelazo que está pagando Tarazona, el gobernador Tavera no debe olvidar que así delegue las funciones de contratación en sus subalternos, él sigue siendo responsable de lo que éstos hagan.  La responsabilidad es indelegable.

Para este año 2018, los alimentos han debido llegar a los niños más pobres de 83 de los 87 municipios del departamento desde el 15 de Enero, cuando comenzaron las clases. Pero casi tres meses después, el programa no  ha comenzado.

La más reciente licitación, por valor de 23 mil millones de pesos para escasos 50 días de suministro de alimentos, también fue adjudicada por la actual Secretaria de Educación Doris Gordillo en forma ilícita, violando el ordenamiento legal vigente en materia de contratación.  Pero no pudo firmar el contrato.

Ante las denuncias de las irregularidades que se estaban cometiendo, elevadas por varios proponentes y por el Comité de Transparencia de Santander, Gordillo, muy a su pesar, se vio obligada a posponer la firma del millonario contrato. Pero ya lo iba a hacer.

Adjudicó el contrato a un proponente que había presentado un documento falso. Hasta el propio Secretario Jurídico de la Gobernación advertía que se iba a cometer un ilícito. Pero Gordillo decía que todo estaba bien.

Ahora no se sabe cuándo el gobierno de Tavera empezará a cumplir esta obligación.

Es el peor de los descaros. Pretender hacer negocios turbios hasta con los alimentos de los niños estudiantes más pobres de Santander.

Los niños más pobres de 83 municipios aguantando hambre por culpa del espíritu torcido de un gobierno.

——–