¡ NO NOS CREAN TAN BOLSAS !

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

Por Héctor Gómez Kabariq

El gobierno de Santos acudió a un argumento tonto para aplicar a los colombianos un nuevo impuesto, esta vez a través de las bolsas plásticas. Nos dimos a la tarea de hacer las cuentas y encontramos que detrás de ese propósito de “proteger el medio ambiente” lo que existe es un verdadero “tumbe”.

Según el Ministerio de Ambiente y según el Fondo Mundial para la Naturaleza, cada colombiano usa al año 288 bolsas plásticas del tamaño de las que están contempladas en este impuesto. Pero, como no en todos los establecimientos comerciales existe la obligación de cobrarlo, (están exentos los locales pequeños y las tiendas de barrio), y estimando que este cobro llevará a muchos a usar canastos de mimbre, tulas de lona o bolsas de papel, es probable que el impuesto solo cobije a 100 bolsas plásticas por cada colombiano. Una reducción similar se ha observado en otros países donde rige el tributo.

Ello significa, (calculadora en mano), que durante los 4 años de vigencia de la norma, comenzando en 20 pesos por bolsa y terminando en 50 pesos por bolsa, los colombianos pagarán al gobierno SEISCIENTOS CINCUENTA Y OCHO MIL MILLONES DE PESOS ($658.000’000.000) por concepto de esta nueva obligación fiscal. Y como en Colombia los impuestos temporales se convierten en permanentes tal como ocurrió con el de las transacciones bancarias llamado “cuatro por mil”, lo más probable es que este tributo de las bolsas plásticas se extienda más allá de los cuatro años inicialmente establecidos.

Según el Ministerio de Ambiente, “su objetivo no es recaudar recursos económicos, sino reducir los impactos ambientales”. Lo cual indica, de forma absurda, que la bolsa sin impuesto contamina pero la misma bolsa con impuesto no contamina. Si estas bolsas le hacen daño al planeta, por qué no prohíben su fabricación ?. O, al menos, por qué no prohíben su uso en los supermercados ?.

En lugar de decretar nuevas cargas, el gobierno debería adelantar campañas educativas para inducir a los colombianos a no contaminar el medio ambiente. Y punto.

Cabe recordar que este impuesto de las bolsas plásticas está contemplado en la más reciente reforma tributaria que aprobaron los congresistas, (senadores y representantes), contra el querer del pueblo colombiano.

Vale subrayar que los congresistas de Santander aprobaron arrodillados esa reforma. Y cabe advertir que todos ellos serán nuevamente candidatos en las elecciones del año entrante.

——-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *