NUEVAMENTE LOS ENDULZANTES (POR JAIME FORERO GÓMEZ)

JAIME FORERO GÓMEZ

Por Jaime Forero Gómez

Los edulcorantes artificiales son productos químicos que buscan reemplazar el consumo de azúcar blanco. Los más consumidos son el acesulfame de potasio, aspartame, sacarina y sucralosa. Estimulan el receptor de sabor dulce lingual y la producción de una sustancia llamada incretina, que retarda el tiempo de vaciamiento gástrico, dando sensación de llenura.

Estudios recientes han demostrado que consumir edulcorantes o alimentos como los “light”, producen peor daño que comer azúcar blanco. Elevan en forma importante los niveles de grasas (lípidos) en la sangre, alterando y dañando la capa interna de los vasos sanguíneos, llamada endotelio, siendo más dañino el acesulfame.

El doctor Hoffman de Wisconsin, autor del estudio refiere: “El cuerpo está equipado con lo necesario para controlar el azúcar en cantidades moderadas; si es sobrecargado durante un largo período de tiempo, sobrepasa su capacidad, y aparece la enfermedad”. “Los endulzantes engañan al cuerpo. Y luego, cuando este no obtiene la energía que necesita -ya que ahora necesita un poco de azúcar para funcionar de forma adecuada -es posible que la consiga de otra fuente, quemando la masa muscular”.

Al contrario de lo que dice la industria, endulzantes artificiales estimulan el apetito, inducen a comer más harinas y carbohidratos y aumentan la grasa con aumento de peso, produciendo mayor obesidad y síndrome metabólico. Las bebidas endulzadas con productos artificiales producen más daño que las normales con azúcar, con mayor aumento de peso, diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y derrame cerebral.

Estudios con sucralosa han demostrado que produce anemia, lesión cerebral, por aumento de toxicidad neuronal y disminución de las neuronas, mayor infertilidad masculino, calcificaciones renales, en madres embarazadas mayor riesgo de aborto espontáneo y mayor mortalidad.

Ser madre y abuela.

Toda mujer es una madre, así no tenga hijos. El amor de madre y abuela no puede medirse: es compañía, amistad, solidaridad, cariño, compromiso, consejos…

¡Felicidades a todas las madres, tías y abuelas!

(vanguardia.com)

——-