NUNCA OLVIDAREMOS AL PRESIDENTE SANTOS

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

Por Héctor Gómez Kabariq

Desde el momento en que se posesionan, al menos en Colombia, todos los presidentes se preocupan por el recuerdo que quedará de ellos una vez terminen su mandato cuatro años después. Que no pasen al olvido. Y el actual mandatario, Juan Manuel Santos, no ha sido la excepción.

Desde luego que los colombianos tenemos varios motivos para recordarlo. Veamos algunos.

Santos pasará a la historia por haber logrado el desarme de la mayoría de los guerrilleros de las FARC, hecho que le valió la obtención del Premio Nobel de la Paz. Así el proceso de negociación con ese grupo haya dejado inmensos vacíos y un marcado descontento ciudadano, se convirtió en un hito para la historia del país. También será recordado por haberse robado el resultado del plebiscito que sobre ese proceso se adelantó en las urnas.  Ganó el NO al acuerdo, pero Santos ignoró el resultado y lo firmó como si nada hubiera pasado.

Se recordará que bajo su gobierno y por primera vez en Colombia se sancionaron e impusieron cuantiosas multas a los grandes conglomerados económicos del país por maniobras ilícitas del mercado en los renglones del azúcar, el papel higiénico, los cuadernos, los pañales y el cemento.

Nadie olvidará que Santos traicionó  a su mentor Alvaro Uribe Vélez, quien lo llevó de la mano a la Presidencia de la República.

Será recordado porque a sus dos campañas presidenciales ingresaron dineros ilícitos provenientes de los sobornos de la multinacional brasileña Odebrecht.

Nunca se podrá olvidar que bajo su gobierno se cometieron multimillonarios chanchullos como los de Reficar, los del gerente de su campaña Roberto Prieto y los de las exministras Gina Parody y Cecilia Alvarez con el proyecto vial Ruta del Sol II.

Igualmente Santos será recordado porque impuso un alza del IVA al 18 por ciento, lesionando los bolsillos de las clases más pobres del país.

Nadie olvidará que Santos traicionó a dos millones de pensionados a los cuales en campaña había prometido reducir sus aportes a salud. Se negó a firmar la ley que en ese sentido aprobó el Congreso de la República.

El Presidente Santos será recordado por haber utilizado la mediación de los presidentes de Venezuela Hugo Chávez y Nicolás Maduro para lograr los acuerdos con las FARC, y luego haber traicionado a esos dos mandatarios.

Nunca podrá olvidarse que bajo el gobierno de Santos, Colombia perdió miles de kilómetros de mar y de área caribeña que pasaron a poder de la república de Nicaragua en un pleito jurídico internacional al que este gobierno jamás prestó la atención debida.

De manera que puede estar tranquilo el señor Presidente Santos. Nunca podremos olvidarlo.

Sin ir más allá para ahorrar espacio, los anteriores son motivos suficientes para que Juan Manuel Santos pase a la historia de Colombia.

——–