PANACHI, ACUAPARQUE Y EL SANTÍSIMO, OBRAS DEL GOBIERNO EXCLUSIVAS PARA ADINERADOS. ¡ LOS POBRES… QUE NI SE ASOMEN !

PLAZOLETA CENTRAL DE PANACHI

PLAZOLETA CENTRAL DE PANACHI

Nadie puede poner en duda que el Parque Nacional del Chicamocha, el Acuaparque de su mismo nombre y el cerro del Santísimo, constituyen hoy muy atractivos sitios turísticos para visitar por parte de propios y extraños.

Son tres lugares ideales para el turismo de aventura, el contemplativo, el recreacional y el religioso.

Su construcción y puesta en servicio han elevado al departamento de Santander a la categoría de polo de desarrollo turístico internacional y han incrementado las fuentes de empleo, la industria sin chimeneas y el comercio adicional.

Lo que tampoco se puede negar es que el acceso a esos lugares está reservado exclusivamente para personas pudientes en términos de dinero.  Ir a estos tres lugares significa una apreciable erogación de dinero que no cualquiera puede permitirse.

La clase pobre y buena parte de la clase media no pueden ir a estos tres sitios debido a las altas tarifas que allí se cobran y a los gastos adicionales.

EJEMPLO

Para ilustrar a los lectores, vamos a tomar el ejemplo de una familia compuesta por apenas cuatro personas : el padre, la madre y dos hijos adultos.

Ingreso al Parque Nacional del Chicamocha vía teleférico :

valor solamente del ingreso por persona: 44 mil pesos. Cuatro personas: 176 mil pesos.

Si además de ingresar a Panachi se desea visitar el Acuaparque que queda anexo a este  lugar la tarifa es de 52 mil pesos persona.  Cuatro personas: 208 mil pesos.

El ingreso al Ecoparque del cerro del Santísimo en Floridablanca vale 20 mil pesos por persona. Cuatro personas: 80 mil pesos.

Pero además, una vez dentro de Panachi, hay que pagar un valor adicional por ingresar a cualquiera de los atractivos que allí existen como el parque de los avestruces, el parque de las cabras, o por usar el cable-vuelo, el columpio, el saltarín, los bugis, etc., con tarifas que van de 5 mil a 22 mil pesos por persona.

ACUAPARQUE DEL CHICAMOCHA

ACUAPARQUE DEL CHICAMOCHA

Y como quiera que la estadía allí se prolonga por varias horas, hay que almorzar en uno de los restaurantes existentes en su interior, cancelando las tarifas comerciales de cualquier restaurante para clase alta.  Allí no hay lugar al “corrientazo”.

Si se posee vehículo propio, obviamente hay que pagar el parqueadero. Pero si se trata de una familia que no tiene vehículo, hay que sumarle el costo del transporte.

Es decir, para que esas cuatro personas ingresen al Parque Nacional del Chicamocha y al Acuaparque vía teleférico, para que usen un par de atractivos mecánicos y para que almuercen, deben disponer de no menos de $500.000. QUINIENTOS MIL PESOS COLOMBIANOS, (unos 170 dólares).  Cabe recordar que en este país el salario mínimo está ligeramente por encima de los 600 mil pesos mensuales, (200 dólares).

En estas cuentas nuestras no se incluye la compra de ningún elemento recordatorio.

LA CRÍTICA

Si se tratara de una empresa privada, no habría nada que decir. Cada empresario privado es libre de cobrar las tarifas que quiera en su propio negocio. Él verá si tiene clientes o no. Ese es su problema.

Acá lo delicado es que se trata de una empresa estatal, así la manejen como empresa de derecho privado.

Estos parques fueron construidos con dineros oficiales, del gobierno. (Valga decir, con dineros provenientes de los impuestos que paga toda la ciudadanía).

Y se entiende que allí no .puede haber ánimo de lucro. El Parque Nacional del Chicamocha, gestor de estas tres obras, estatutariamente es una corporación sin ánimo de lucro.

Entonces, por qué cobran tan altas tarifas ?.

En síntesis: a Panachi, al Acuaparque y al Santísimo, solo pueden ingresar los adinerados.

Los pobres, (clases baja y media que constituyen la absoluta mayoría de santandereanos), a los que dice ayudar el gobierno, no pueden ni asomarse a estos lugares turísticos del departamento, así hayan sido construidos con parte de sus impuestos.

——–