PÉKERMAN: PIZZERO, TAXISTA, DESCUBRIDOR DE MESSI, TÉCNICO DE COLOMBIA

CAMBIÓ LA HISTORIA DEL FÚTBOL COLOMBIANO

CAMBIÓ LA HISTORIA DEL FÚTBOL COLOMBIANO

Antes de ser técnico, Pékerman fue taxista durante dos años tras sufrir una grave lesión.

Era volante de marca del Deportivo Independiente Medellín y, a los 28 años, sufrió rotura en los ligamentos de su rodilla derecha.

Tras su lesión y aunque el equipo le dijo que le mantendría el contrato durante la recuperación, Pekerman decidió regresar a Buenos Aires con Vanessa, su hija, que había nacido en Colombia.

Era la época de la dictadura de Videla, y Pekerman “pintó su auto y lo disfrazó de taxi. Así mantuvo a su familia durante dos años, mirando con angustia, rabia e impotencia cada vez que por accidente sus ojos se encontraban con uno de los tantos potreros que había en esa época en la ciudad fundada por Pedro de Mendoza para entrenar fútbol”, cuenta Las 2 Orillas.

Su tiempo como taxista fue corto, a pesar de todo, pues en 1982 Argentino Juniors le ofreció hacerse cargo de las divisiones inferiores de ese equipo. Tres años después, el equipo ganó la Copa Libertadores con gran colaboración de los juveniles formados por Pékerman. Ese talento de ojeador se confirmó cuando, en 2003, descubrió a un Lionel Messi de 15 años.

 

"MUCHAS GRACIAS" LE DICE TODO UN PAÍS

“MUCHAS GRACIAS” LE DICE TODO UN PAÍS

Ese medio también cuenta que Pékerman fue un “niño laborioso” que creció en medio de la adversidad y que tuvo que sufrir difíciles condiciones económicas. Su familia vivía en Dominguez, pequeña población de la provincia de Entrerríos que era poblada principalmente por familias de inmigrantes judíos que habían huido de la Unión Soviética de Stalin, según ese mismo medio. Tuvo que cambiar de lugar de residencia según las necesidades económicas obligaban a su familia a moverse.

Por eso, antes de cumplir los 15 años llegó a la capital argentina donde, junto a su padre, montó una pizzería donde era el encargado de realizar los domicilios. En su tiempo libre se dedicaba a jugar fútbol. El joven inició su carrera en el fútbol después de que el técnico de Argentino Juniors lo viera jugando contra la novena división de ese club.

Décadas después, Pékerman fue el técnico de la selección Argentina de mayores en el Mundial de Alemania 2006. Ahora, a la cabeza de Colombia, el argentino igualó a Vittorio Pozzo como el entrenador con más juegos mundialistas sin perder. Y ahora todo el país dice: muchas gracias, Pékerman.

———-