PROCURADURÍA FRENA CHANCHULLO DE ALCALDÍA DE BUCARAMANGA EN CONTRATO DE BASURAS

ENTENDIDOS EN LA MATERIA AFIRMAN QUE EL CONTRATO HUELE MÁS A PODRIDO QUE EL PROPIO BASURERO

La Procuraduría General de la Nación frenó al menos por ahora el negociado que pretende consumar la alcaldía de Bucaramanga con el supuesto fin de contratar el tratamiento de los residuos sólidos que se depositan en el basurero municipal de El Carrasco.

La alcaldía había anunciado para los próximos tres días la firma del contrato con la empresa Vitalogic, uno de cuyos directivos, Florin Volcinschi, fue extraditado de Colombia y condenado a varios años de cárcel en Rumania por el delito de lavado de activos. El contrato se adjudicó a dedo, es decir, en forma directa a la firma Vitalogic.

Dicha empresa, además, fue creada recientemente con un capital de seis millones de pesos en tanto que el contrato que le van a adjudicar vale más de 200 mil millones de pesos con una duración inicial de 30 años prorrogables.

La Procuraduría General de la Nación reveló hoy las siguientes nuevas siete irregularidades en este torcido propósito del alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández.

“1. No se conocen estudios previos, análisis del sector y soporte técnico que puedan justificar ambiental, técnica, jurídica y financieramente la contratación directa que se pretende celebrar por parte de la EMAB.

No obstante su presentación como solución innovadora y de nuevas tecnologías, para la contratación de estas plantas, no se encuentra alineada con una política pública local de gestión de residuos sólidos, o en su defecto en el PGIRS, ni soportada en enfoques técnicos e integrales como el de economía circular.

  1. Para la Delegada para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública resulta sorprendente que se pretenda contratar el tratamiento de residuos sólidos mediante plantas sin la construcción previa de escenarios de proyección que conlleven, por ejemplo, a desarrollos piloto, escalables y autofinanciables por parte de la Empresa de Aseo de Bucaramanga.

A juicio del Ministerio Público, la Alcaldía de Bucaramanga y la EMAB con este proceso de contratación directa descartan sin consideración la opción de convertirse en gestores directos de soluciones modernas y ambientales para la disposición final de residuos, que incluya la posibilidad de seleccionar, adquirir y hacer procesos de transferencia organizacional de tecnologías validadas, perdiendo tal vez la oportunidad de generar rentabilidades para el patrimonio público.

A PESAR DE TODAS LAS ADVERTENCIAS, EL ALCALDE HERNÁNDEZ INSISTE EN FIRMAR EL CONTRATO

  1. En cuanto a los aspectos contractuales, luego de haber declarado desierta la invitación pública, corresponde a las entidades iniciar un nuevo proceso de contratación que agote los requisitos establecidos en la ley y garantice la libre competencia de los interesados.

De igual manera, el Delegado para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública, Leandro Ramos, advierte que “al tratarse de un proceso de contratación que involucra la prestación de un servicio público, se debe tener en cuenta el Estatuto General de Contratación de la Administración Pública, de acuerdo con el parágrafo del artículo 3º de la Ley 689 de 2001 que dice: <<los contratos que celebren los entes territoriales con las empresas de servicios públicos (…)>>”.

  1. Con respecto a los aspectos financieros, las procuradurías delegadas a cargo de este proceso de vigilancia preventiva desconocen la conveniencia económica que representa esta contratación para los usuarios del servicio de aseo, el gobierno local y la EMAB.
  2. Por otra parte, no están claras, expresas y sólidamente establecidas las salvaguardas del patrimonio público, ante un desequilibrio económico del contrato, pues el Estado, en cabeza del municipio, es el llamado a responder patrimonialmente.
  3. Igualmente, la EMAB parece eximirse de la responsabilidad de la supervisión cuando expresa en el pliego de condiciones que “no tendrá injerencia por el éxito técnico, financiero, ambiental y operativo del proyecto”, y que “es del alcance exclusivo del contratista y su responsabilidad ante la EMAB”.
  4. El Ministerio Público también advierte que el proceso no contempla la posibilidad de negación de otorgamiento de licencias ambientales y no prevé planes de contingencia ante probables daños o mantenimientos de las “plantas”, o por disminución o aumento en las toneladas de residuos sólidos que se disponen diariamente”.

Las anteriores siete revelaciones de la Procuraduría frenan por el momento la firma del contrato, aun cuando hoy mismo el vocero de la Alcaldía de Bucaramanga Rodrigo Fernández anunció que seguirán adelante tratando de suscribirlo a pesar de las advertencias del Ministerio Público.

———