RODOLFO HERNÁNDEZ, EL ALCALDE DEL “YA NO”

Está circulando en las redes sociales un curioso balance de lo que hasta el momento ha sido la gestión del ingeniero Rodolfo Hernández como Alcalde de Bucaramanga, 8 meses y medio después de haberse posesionado.

Se titula “El Gobierno del Ya No”. He aquí apartes de ese documento.

Iba a construir 20 mil viviendas, pero ya no.

Decía que el municipio estaba quebrado, pero ya no.

El ideólogo era su hermano Gabriel Hernández, pero ya no.

Prometió un gobierno con lógica, ética y estética, pero ya no.

Iba a nombrar al experto Gabriel Nagui como Secretario de Planeación, pero ya no.

Consideraba absurdo nombrar un abogado en  Planeación, pero ya no. Él lo nombró.

Le iba a quitar los carros oficiales a los secretarios, pero ya no.

Había prometido no urbanizar los cerros orientales, pero ya no.

Necesitaba el piso de la Contraloría, pero ya no.

Iba a crear un  nuevo acueducto, pero ya no.

Iba a contratar a Guillermo Perry, pero ya no.

Iba a construir canchas múltiples en todos los barrios, pero ya no.

Iba a hacer nombramientos por meritocracia, pero ya no.

Iba a implantar las zonas azules de parqueo, pero ya no.

Iba a crear rutas especiales de Metrolínea para estrato seis, pero ya no.

Iba a gobernar con los mejores y con  los más idóneos, pero ya no.

Iba a izar la bandera de los masones en la Alcaldía, pero ya no.

También iba a izar la bandera del Atlético Bucaramanga en la Alcaldía, pero ya no.

Iba a crear una escuela de fútbol en convenio con el Real Madrid, pero ya no.

Iba a traer la filarmónica con los mejores maestros del país, pero ya no.

Iba a dejar el carril central de la 27 exclusivo para motos, pero ya no.

Decía que estaba mal cambiar el Manual de Funciones para hacer nombramientos acomodados, pero ya no. Él lo cambió.

Había prometido trasladar el basurero del Carrasco, pero ya no.

Consideraba ilegal el nepotismo, pero ya no. Mantiene a su sobrina como directora de Neomundo.

Estaba en contra del plebiscito por la paz, pero ya no.

Tenía el 90 % por ciento de imagen favorable,  pero ya no. Se derrumbó.

Prometía una administración honesta y sin politiquería, pero ya no.

Lo más sorprendente del documento del “Ya No”, es que todo lo allí contenido es cierto.

——-