SANTOS AUMENTA IMPUESTOS A LOS POBRES PERO GASTA SUPERMILLONADAS EN “CUMBRES” INÚTILES

LAS "CUMBRES PRESIDENCIALES" SOLO HAN SERVIDO COMO EVENTOS SOCIALES PARA LA TOMA DE FOTOGRAFÍAS

LAS DOS “CUMBRES PRESIDENCIALES” SOLO HAN SERVIDO COMO EVENTOS SOCIALES PARA LA TOMA DE FOTOGRAFÍAS

El gobierno de Juan Manuel Santos ha liderado varias cumbres y eventos internacionales que se han caracterizado por el protocolo y por los costosos detalles en la ambientación y la logística.

Los dos últimos ejemplos son la firma del proceso de paz el pasado 26 de septiembre y la  vigésimo quinta Cumbre Iberoamericana, ambas en Cartagena y a las que asistieron Jefes de Estado y Cancilleres de todo el mundo.

Para la firma del proceso de paz, la Presidencia de la República encargó la planificación logística y operativa a la firma SISTOLE a través del contrato 181 de 2016 por valor de $4.500 millones. La firma, cuyo representante legal es el empresario Ricardo Leyva y a la que estuvo vinculado en calidad de socio Felipe Santos, -hermano menor del Presidente-, también fue una de las firmas más favorecidas durante todo el proceso de paz con contratos superiores a los $4 mil millones para asesorar al gobierno en materia de publicidad para el proceso de paz.

Cabe recordar que a la postre esta cumbre de Cartagena resultó inútil por cuanto el acuerdo de paz que Santos presentó a la comunidad internacional en esa ocasión, fue derrotado pocos días después por la mayoría de colombianos en un plebiscito.

Para el último encuentro en el que Santos fue anfitrión, la Cumbre Iberoamericana con jefes de estado y cancilleres de 23 países, el Presidente dejó todo en manos del Centro de Convenciones de Cartagena y a través de un convenio por $7.109 millones le encargó la organización y la logística de la Cumbre.

El Presidente no quería pasar desapercibido entre los mandatarios y a través de la empresa Locería Colombiana S.A.S compró 110 vajillas de 12 puestos cada una con el diseño denominado Hilos de paz. La compra, que tuvo un costo de $192 millones, tenía por objeto dar un recordatorio a los presidentes que estuvieron en Cartagena en una cumbre con un formato desgastado que pasó casi desapercibida y sin mayores efectos políticos para la región.

Mientras del presupuesto nacional gastó en esas dos cumbres la suma de once mil ochocientos millones de pesos, ($11.800’000.000), Santos acaba de presentar al Congreso un proyecto de reforma tributaria para aumentar los impuestos a los colombianos, especialmente a los más pobres del país, argumentando dificultades presupuestales.

——–