¡ SEGUIMOS Y SEGUIREMOS EN GUERRA !

EL DRAMA DE LA GUERRA SIGUE PRESENTE EN LOS HOGARES COLOMBIANOS

Por Héctor Gómez Kabariq

El proceso que durante varios años adelantó en Cuba el gobierno del presidente Santos con los guerrilleros de las FARC, del cual salieron los acuerdos que ahora se están implementando, fue expuesto a los colombianos y al resto del mundo como el logro de la paz total en nuestro país.

“Una vez se firme esta paz, se acabará la violencia”, decían los negociadores.

Quienes afirmábamos que ese acuerdo no iría a significar la paz en Colombia fuimos tildados en aquel entonces de antipatriotas. Pues bien : el tiempo nos ha dado la razón.

Son varios y con una considerable capacidad bélica los frentes que mantienen viva la violencia armada en todo el territorio : los grupos disidentes de las FARC con algunos centenares de hombres en varios departamentos y en plan de expansión, a los cuales las fuerzas militares todavía no han sido capaces de asestarles ningún golpe; los dos mil guerrilleros del ELN que están en el monte más los urbanos, quienes a pesar del proceso que se adelanta en Ecuador, siguen combatiendo; los guerrilleros del EPL con presencia activa en cuatro departamentos; los paramilitares que ahora tienen el nombre del “clan del golfo” pero que siguen siendo los paramilitares de siempre; los narcotraficantes, y los que el ministro de Defensa denomina “las bacrim”, (bandas criminales).

Claro, es innegable que la intensidad del conflicto ha disminuido. Pero la violencia sigue, contrario a la promesa que vendían los negociadores de la Habana. En Colombia hoy no hay paz. Han seguido los secuestros, las emboscadas, los combates, los muertos, la extorsión, el boleteo, el reclutamiento de menores, las voladuras de los oleoductos, los desplazamientos forzados, etc., así nuestro presidente haya sido distinguido con el premio Nobel por, supuestamente, haber alcanzado la paz en todo el país.

Y así continúen tildándonos de antipatriotas, desde ya advertimos que si algún día desaparecen los frentes de guerra vigentes hoy de las FARC, del ELN, del EPL, del “clan del golfo”, de los narcotraficantes y de las bacrim, ese día tampoco podrá decirse que se ha logrado la paz total en Colombia.

Mientras subsista la horrorosa desigualdad social, mientras la gente deba robar para comer por falta de empleo y mientras gobernantes y políticos se sigan robando impunemente billones y billones de pesos como lo hacen hoy, no podrá haber paz.

La paz no se alcanza solamente acabando la guerra amada. La paz se logra acabando la desigualdad social y exterminando la corrupción, factores éstos que son los generadores de la violencia.

——–