¡ SIGAN ROBANDO QUE NO PASA NADA !

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQ

Por Héctor Gómez Kabariq

Son tantos y tantos los entuertos que a diario ocurren en este país que no solo nos han llevado a perder la capacidad de asombro, sino que además nos han conducido a irlos aceptando como normales. Y claro, todos quedan en la impunidad.

Dijeron que el mayor escándalo de corrupción en Colombia ha sido el de la ampliación de la refinería de Cartagena donde se robaron cerca de 15 billones de pesos. No ha pasado nada porque allí hay ministros y exministros untados que gozan del favor de la justicia, del gobierno y de la gran prensa.

Hubo un soberano escándalo por los sobornos comprobados que pagó Odebrecht para que le otorgaran a dedo el otrosí de la Ruta del Sol 2, (tramo Ocaña- Gamarra), y para que le adjudicaran la recuperación del río Magdalena. No pasará nada.

Se comprobó que esa misma empresa brasileña entregó por debajo de la mesa dineros indebidos a las campañas presidenciales de Santos y de Zuluaga en el 2014. Ni a Santos ni a Zuluaga les pasará nada.

Apareció otro torcido en el banco Agrario con el otorgamiento ilegal de un multimillonario préstamo a Navelena, (firma encargada de la recuperación del río), en el que figura untada una de las empresas del hombre más rico de este país, y no ha pasado nada.

Ha sido comprobada la acumulación ilegal de baldíos y la ayuda de los paramilitares a los terratenientes para despojar de sus tierras a los campesinos, (terratenientes que a su vez son líderes políticos), y no ha pasado nada.

Los “señorones” de Interbolsa quebraron a los clientes que les habían confiado grandes sumas de dinero para ser invertidas juiciosamente en la bolsa, y tampoco ha pasado nada.

El gobierno se robó el resultado negativo que tuvo el plebiscito sobre los acuerdos de paz con las FARC y todo siguió igual como si nada hubiera pasado.

A nivel parroquial, el gobierno del exalcalde de Bucaramanga Lucho Bohórquez consumó numerosos torcidos, (hasta relacionados algunos según la Fiscalía con el asesinato de un pastor), y el hombre sigue muy campante.

Horacio Serpa siendo gobernador de Santander le regaló ilegalmente 5 mil millones de pesos a la empresa privada y hoy quebrada Acualago, (dinero de los impuestos del pueblo), y no pasó nada.

En síntesis, el roba-roba que cometen los grandes señores se campea en Colombia oronda y descaradamente contando con el favor de una justicia inoperante y de un gobierno corrupto. ¡Que siga el festín de los chanchullos que acá no pasa nada!.

(guanetv@hotmail.com)

——-