SIGUEN LOS CHANCHULLOS EN LA GOBERNACIÓN DE SANTANDER : TURNO PARA LOS BOTONES DE PÁNICO

EN SU CAMPAÑA ELECTORAL, EL GOBERNADOR DIDIER TAVERA HABÍA PROMETIDO TRANSPARENCIA Y PULCRITUD

Un nuevo chanchullo se estaría fraguando en la Gobernación de Santander, esta vez con la adquisición de los llamados “botones de pánico” para ser instalados en mil taxis de Bucaramanga a efecto de brindar seguridad a los conductores.

Los “botones de pánico” se instalan en los taxis para que los conductores, ante una situación de peligro, los accionen. Una vez accionados, esta señal llega a una estación receptora de la Policía.

La administración del gobernador Didier Tavera adelanta para tal fin un proceso licitatorio que ya ha sido calificado como “torcido” por las veedurías, por abogados y por algunas empresas interesadas en participar.

La licitación, según las denuncias, está direccionada hacia una sola firma proveedora y registra escandalosos sobrecostos. Pero además, el sistema que intenta adquirir la gobernación de Didier Tavera no es compatible con los equipos que tiene la Policía. Es decir, su compra sería inútil.

La licitación tiene un valor de 7 mil 200 millones de pesos, de los cuales la gobernación aporta 4 mil millones, la alcaldía de Bucaramanga 3 mil millones y la alcaldía de Floridablanca el dinero restante. Pero la licitación la maneja y la habrá de adjudicar este 20 de Abril la gobernación de Didier Tavera.

El Comité de Transparencia de Santander orientado por María Juliana Acebedo, el experto en esta clase de tecnologías Víctor Solano, el representante de Motorola Solutions, Edgar Ramírez y el abogado Gilberto Moreno Ardila, ya hicieron las denuncias públicas y pidieron a la gobernación de Santander corregir las fallas de la licitación, pero la administración departamental no les ha prestado atención.

DENUNCIAS

La licitación exige el suministro de equipos de red NXDN o NEXEDGE, los cuales solo son desarrollados por dos fabricantes en el mundo, Kenwood e Icom. Y solo los distribuye una sola empresa en Colombia.  Pero lo grave es que esos equipos no son compatibles con los equipos que tiene la Policía para recibir las alarmas. Es decir, no servirían para nada y se perderían los 7 mil 200 millones de pesos.

Existe además un descarado sobrecosto.  El abogado Moreno Ardila reveló que en la Alcaldía de Cali este año se adquirieron 220 botones de pánico por un valor de $868 millones, es decir que cada uno tuvo un valor de $3 millones 945 mil 454, mientras en el proceso de la Gobernación de Santander son 1.235 botones de pánico, por un valor total de $7.295 millones. Esto quiere decir que el valor de cada botón es de $5 millones 907.

Las denuncias indican también que en esta licitación de la gobernación de Santander no hay transparencia, no hay publicidad, y la experiencia que se exige está direccionada hacia un solo proponente.

A pesar de la gravedad del asunto, la administración de Didier Tavera ha señalado que sigue adelante con la licitación y que la adjudicará el 20 de Abril.

Lo mismo ocurrió en esta gobernación con la licitación para el suministro del plan de alimentación escolar PAE, razón por la cual está en la cárcel la exsecretaria de educación Ana de Dios Tarazona.

———-