“HE SOBREVIVIDO A UN TERREMOTO, DOS HURACANES Y UN VOLCÁN” : JAIME FORERO GÓMEZ

JAIME FORERO GÓMEZ

Por Jaime Forero Gómez

El haber sobrevivido el terremoto de México en 1985, los huracanes Andrew y Katrina y al volcán Chichonal, me da autoridad para hablar con propiedad del tema de desastres, su prevención y supervivencia de poblaciones.

Bucaramanga es una ciudad no preparada para un desastre. Algunas entidades hacen simulacros y no más. Cualquier tema relacionado con la prevención y atención de un desastre es deficiente.

Empecemos por las calles, esenciales durante una emergencia, no existen. A pesar de estar en zona sísmica, cualquier accidente mínimo bloquea la ciudad. No quiero pensar lo que sucedería en caso de una tragedia sin tener vías por dónde recibir ayudas o transportar heridos.

Llevamos años insistiendo en la necesidad de generar herramientas reales que nos permitan atender una tragedia. Planes de contingencia no existen. Nunca una autoridad habla de estos temas por no conocerlos.

El terremoto de 1985 en México fue mucho más grave que los vividos este año y la experiencia los preparó para atender nuevos terremotos con eficiencia como lo hemos visto en estos días. Como hace 32 años, la sociedad civil se ha organizado en forma mucho más dinámica que las mismas autoridades. Lo vivido en México durante su historia ha producido gran solidaridad en la población actual, manifestado en la cantidad de personas con organización trabajando, donando, aportando picos, palas, agua.

Hace 32 años, el único hospital del seguro social de III nivel que sin sufrir daños graves atendió la tragedia fue el centro médico La Raza. A pesar de su tamaño (más de 2000 camas) y organización, a las 3 p.m. no teníamos insumos y medicamentos aunque nunca faltaron suministros básicos.

La salud pública no puede “recostarse” en las entidades privadas como lo viene haciendo. Interesante el diseño de los hospitales portátiles instalados en áreas donde podrían existir cantidades importantes de pacientes con lesiones graves, atendidos de inmediato y trasladados a instituciones de III nivel.

Hay que capacitar al personal médico y civil con programas serios. Tenemos que prepararnos para cualquier emergencia.

(Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com)

——-