«A nuestra señora la Virgen María, madre de Dios y madre nuestra, corredentora del linaje humano, medianera de todas las gracias, suplicándole la restauración del orden cristiano y el aplastamiento del comunismo ateo para que brille por doquier la fe católica, pues sin ella no hay esperanza para las sociedades y para los hombres». […]