Nunca como ahora el ser humano había vomitado tantas inmundicias públicamente. Hoy afirma sandeces sin pudor y repite insultos como si cantara salmos Por Ancízar Villa Leviatán anda suelto. De las profundidades del averno, ha transmutado en cuerpo translúcido al espectro electromagnético, ha impregnado con su hedor las conciencias y se ha filtrado en los […]