Por Abelardo de la Espriella Desde el primer momento de la “concepción” de ese engendro demoniaco de la JEP, advertí de los peligros que entrañaba para la institucionalidad darle vida a un leviatán, que terminará (si no lo acabamos antes) por devorar los cimientos de la democracia. Y no es fácil insistir en la necesidad […]