Por Héctor Gómez Kabariq En todos los rincones de Colombia, cada vez que se inaugura una obra pública ponen incrustadas placas metálicas de “gratitud perenne” a los alcaldes, concejales, gobernadores, diputados, secretarios, congresistas, ministros y presidentes que estuvieron ejerciendo sus cargos durante el lapso de la construcción. Esa es una soberana vagabundería. ¿Agradecerles por qué?....