Los golpes en los riñones y rodillas le empiezan a cobrar a los 77 años. Ser el Dios del fútbol tiene un precio Por: Iván Gallo Su calvario comenzó en 1974. Tenía 34 años y era el rey del fútbol. Acababa de dejar el Santos, el equipo de su vida y pensaba aceptar la jugosa […]