TRABAJADORES, PENSIONADOS Y TAXISTAS, VÍCTIMAS DE LAS MENTIRAS DEL PRESIDENTE SANTOS

 

ENGAÑÓ A MILLONES DE COLOMBIANOS

ENGAÑÓ A MILLONES DE COLOMBIANOS

Tres importantes sectores de la vida colombiana, entre otros, terminan este año 2014 en condición de víctimas de las mentiras del Presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón.

Se trata de los trabajadores activos, los pensionados y los taxistas.

Durante su campaña reeleccionista, en los primeros meses de este año, Santos hizo atractivas promesas a todos ellos con el propósito de mejorar sus condiciones de vida, a cambio de que votaran por él para derrotar a su contrincante, el uribista Oscar Iván Zuluaga.

Los ingenuos destinatarios de esas promesas efectivamente respaldaron a Santos, hicieron campaña por su nombre y votaron por él, pero una vez posesionado, a todos los engañó.

Santos derrotó en la segunda vuelta el 15 de Junio de 2014 a Zuluaga por 7 millones 817 mil votos contra 6 millones 900 mil.  Se estima que de ese resultado, entre trabajadores activos, pensionados y taxistas, el hoy Presidente reelegido  obtuvo cerca de 4 millones de votos.

PROMESAS A TRABAJADORES

Cuando comenzó el gobierno del antecesor de Santos en el 2002, Alvaro Uribe Vélez, los trabajadores colombianos ganaban horas extras a partir de las 6 de la tarde.  Uribe desmontó esa norma y dispuso que las extras solo se devengaran a partir de las 10 de la noche. También dispuso rebajar del triple al doble, el pago de las jornadas laborales en días festivos y dominicales.

En su campaña Santos prometió a los trabajadores restablecer el régimen anterior para que las extras comenzaran a las seis de la tarde y el pago de dominicales y festivos fuera triple.

Los trabajadores, con base en esta promesa, votaron por él… Santos ganó… y meses después a través de su Ministro del Trabajo anunció que esa promesa era imposible de cumplir.

CON FALSAS PROMESAS GANÓ LA PRESIDENCIA

CON FALSAS PROMESAS GANÓ LA PRESIDENCIA

PROMESAS A LOS PENSIONADOS

En Colombia, a los trabajadores activos les descuentan de su salario el 4 por ciento para aportes a la salud. Cuando se pensionan, ese descuento se incrementa al 12 por ciento. Es decir, se triplica, lesionando en gran manera el bolsillo de los jubilados.  A un pensionado de mesada mínima, (600 mil pesos mensuales), le descuentan 72 mil pesos mensuales para salud.

Santos prometió que si era reelegido, bajaría del 12 al 4 por ciento el descuento a la salud que pagan los pensionados.

Los pensionados, con base en esta promesa, votaron por él… Santos ganó… y meses después a través de su Ministro de Hacienda anunció que esa promesa también era imposible de cumplir.

PROMESAS A LOS TAXISTAS

El gremio de los taxistas en Colombia se encuentra desamparado en materia de seguridad social por parte del Estado.  Si cada taxista no paga de su bolsillo el cien por ciento de los aportes a salud, pensión y riesgos laborales, no puede disfrutar de ellos.

Santos prometió que si era reelegido, su gobierno subsidiaría a los taxistas asumiendo buena parte de los aportes a la seguridad social.

Los taxistas, con base en esta promesa, votaron por él… Santos ganó… y meses después a través de su Ministro del Trabajo reveló que esta promesa igualmente era imposible de cumplir.

CONGRESISTAS TAMBIÉN MENTIROSOS

Los millones de trabajadores, pensionados y taxistas cuyos votos fueron decisivos para la victoria electoral de Juan Manuel Santos están decepcionados.

Si bien en la historia de este país es costumbre que muchos políticos no cumplan sus promesas, jamás se había registrado un engaño tan grande y tan descarado.

Como si fuera poco, los “Honorables” Congresistas que hoy ocupan curules en la Cámara y en el Senado, que fueron elegidos a nombre de Santos y que hacían eco a esas promesas en sus campañas, también se olvidaron de ellas.  Se trata de congresistas liberales, conservadores, de la U, de Cambio Radical y del Polo Democrático.  Ellos hoy, sumisos a Santos, se niegan a presentar proyectos en el Congreso que apunten al cumplimiento de las tres promesas de campaña.

Otra frustración para el pueblo colombiano.

———-