UNA ELECCIÓN TRAMPOSA (COLUMNA DE MIGUEL ANGEL PEDRAZA JAIMES)

MIGUEL ÁNGEL PEDRAZA JAIMES

MIGUEL ÁNGEL PEDRAZA JAIMES

Por Miguel Angel Pedraza Jaimes

Al inicio del año publicamos una columna refiriéndonos a “la turbia elección del Personero en Florida”, y todo parece indicar que no estábamos equivocados, pues el Tribunal Administrativo de Santander acaba de declarar la nulidad de la elección que produjo en su momento el Concejo de ese municipio.

En efecto, con fallo del pasado 26 de agosto, el Tribunal evidenció que en ese concurso público se violaron los principios de mérito y objetividad, quedando claro que le fue arrebatada la elección al jurista Luis José Escamilla Moreno, el aspirante que obtuvo el mejor puntaje en la prueba de conocimientos y quien además acreditó la experiencia y preparación académica para el cargo.

Desde un principio se sospechó de favorecimientos y mangualas en la elección del abogado Robiel Barbosa Otálora, a quien le acomodaron el mayor puntaje en la entrevista, mientras que a Escamilla lo calificaron en el peor rango. Y con esa treta los concejales amarraron todo para elegir a Barbosa, violando la ley y desconociendo la importancia del examen de conocimientos.

Ahora, por fortuna, el Tribunal Administrativo ha evidenciado la trampa y en decisión ampliamente sustentada ha reconocido el vicio que tuvo ese elección en la fase de calificación de la entrevista, ahí donde los concejales de Floridablanca actuaron confabulados con pleno conocimiento de la irregularidad que cometían.

El mensaje de la justicia fue claro: en eso de los concursos públicos debe imperar el componente objetivo de la prueba de conocimientos y la experiencia, mientras que el componente subjetivo como la entrevista constituye un factor accesorio de la selección. Pero aquí, en la elección del Personero del municipio de Floridablanca, ocurrió todo lo contrario.

Habrá apelación del fallo, seguramente, aunque ya va quedando claro que el abogado Luis José Escamilla Moreno fue el ganador de ese concurso en franca lid, y que las mañas y la falta de escrúpulos de los concejales de Florida pervirtieron la elección de su Personero. ¡Fatal!

(Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com)

——–